viernes, abril 30, 2010

La vehemencia al servicio de la estupidez

O lo que es lo mismo: cómo defender la estupidez con vehemencia. Y con un toque sentimentaloide.


Dentro de unos meses, España, como Grecia ahora, va a tener que pedir ayuda al resto de los países europeos. Unos países europeos previamente advertidos a través de sus cancillerías de las estupideces en las que derrochamos el dinero -que tenemos que pedir prestado a intereses progresivamente más altos- los españoles.

Leire Pajín no tiene ni puta idea, ni se ha parado a reflexionar sobre el papel del Senado como cámara de segunda lectura de las leyes, pero donde el papel preeminente es el del Congreso; una cámara, el Senado, que no desempeña tampoco ningún papel en la elección del presidente del Gobierno, y cuya función de control del Ejecutivo duplica y solapa la del Congreso; una cámara cuya supuesta función de representación territorial nunca ha pasado de la mera declaración de intenciones, sin hacerse jamás efectiva.

Leire Pajín parece no saber, aunque debiera, que buena parte del gasto público corriente se está financiando en la actualidad a base de deuda, hipotecando nuestro futuro y el de nuestros hijos, y que este nuevo gasto, estúpido donde los haya, hemos de asumirlo a crédito, porque no tenemos con qué pagarlo. Y que endeudarse para pagar estas estupideces es una gravísima irresponsabilidad. Defender eso la hace, a mi juicio, merecedora de una soberbia y contundente patada en el culo, que la mande a su casa, a buscar trabajo como asistenta doméstica, porque no creo que tenga talento para más. Sería, eso sí, una chacha con idiomas, no inglés ni francés, sino valenciá y galego, ciertamente útiles. La señora Pajín, que cobra varios sueldos que en total multiplican por mucho lo que está ganando de media la gente de su edad, casi todos ellos con mucha más preparación y talento, defiende este tipo de estupideces, pero lo hace, eso sí, con inusitada vehemencia.

Los pinganillos de la traducción simultánea que ahora habrán de ponerse los senadores -yo me negaría, por principio- acabarán de ridiculizar al Senado. Nos arruinaremos -sí, cada vez albergo menos dudas a la vista de estas iniciativas-, pero lo haremos de forma fastuosa, haciendo el ridículo, de la mano de personajes inanes como la Pajín. Que es una forma de quitarle solemnidad a la tragedia.

La risión.
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

[color=#6699cc]Ciao a tutti,
io vorrei col vostro permesso argomentare su a proposito di una roba che forse e' un pochino fuori tema, ma nonostante tutto io credo che una piccola divagazione sara' ignorata. Sono una donna di 56 anni, con una insana adorazione per [/color] [url=http://www.travelblog.it/post/623/amsterdam-high-times-cannabis-cup-2005]semi autofiorenti femminizzati[/url] [color=#6699cc] e spero di condividere questa passione anche grazie a questo sito web. adesso che mi conoscete, non esitate a mandarmi inviti.

A presto

Giovanna[/color]


Número de visitas