domingo, abril 11, 2010

Prodigalidad (IV)

La tercera del mundo y la mayor de Europa.

La ayuda a Haití

Sé que cuestionar la cuantía de la ayuda española a Haití puede hacer que se me tache de insolidario, pero nuestra actitud al respecto ofrece algunas peculiaridades dignas al menos de reseñar.

No cuestiono el hecho de que ayudemos: me parece bien que lo hagamos. Pero, ¿estamos en condiciones de ayudar? ¿O de hacerlo a este nivel?

Haití no es una excolonia española, sino francesa, y siendo este país claramente más rico que nosotros, parecería lógico que la ayuda francesa fuera superior a la nuestra, y resulta que es la mitad que la española. El Reino Unido, también más rico, no ha aportado ninguna ayuda. Somos, de hecho, el tercer país por la cuantía de su ayuda, tras los Estados Unidos y Canadá.

Sufrimos unas dificultades económicas superiores a las de los otros países europeos y tenemos un porcentaje de parados que, sin maquillaje, debe pasar ya del veinte por ciento. No tenemos con Haití ninguna vinculación histórica especial ni ningún compromiso superior al que puedan tener otros países vecinos. Y sin embargo nos hemos volcado más que nadie.

Una generosidad que quizás merezcan más nuestros propios parados.
.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La simbología haitiana y el preludio del lenguaje del seísmo

Anónimo dijo...

Haití negra y castiza haití de tí depende la ayuda no tú de la ayuda no usted del tiempo sí la atmósfera del resto

Eva dijo...

Haiti tiene presos y España también


Número de visitas