martes, abril 28, 2009

Una política lingüística errática

No sé cuanto tiempo tardará el PSOE en traicionar el acuerdo alcanzado con el PP en el País Vasco, aunque sé que lo hará. U obligará al PP a abandonarlo cuando empiece a incumplir las bases programáticas firmadas. Lo hará. Tengo esa absoluta convicción.

Pero, de momento, el acuerdo es esperanzador. Suspicacias aparte.

No obstante no es eso lo que hoy quiero analizar, sino las diferentes políticas lingüísticas que está desarrollando el PSOE en unas partes u otras del territorio -todavía, aunque poco- nacional. No son las diferentes circunstancias las que obligan a modificar esa política, porque eso no impediría mantener los principios. Es que ni esos principios se respetan ni son iguales en todas partes o en todo momento. ¿Podríamos sugerir, o pensar, que ellos mismos se traicionan?

Bases para el cambio democrático al servicio de la sociedad vasca

Observen qué escribe hoy en El Mundo Joseba Arregi, exconsejero vasco:

«Es la voluntad de garantizar a los ciudadanos, por encima de cualquier otra consideración, lo que lleva a los firmantes del acuerdo a establecer la primacía de la voluntad o del derecho de los padres a elegir la lengua de enseñanza de sus hijos entre las dos lenguas oficiales de Euskadi: ambas podrán ser vehiculares en el sistema educativo vasco.

Dice el acuerdo: “Garantía de la libre elección de lengua vehicular por los padres en la enseñanza de sus hijos… Aprendizaje obligatorio en la enseñanza de la otra lengua oficial distinta a la lengua de opción del ciudadano… teniendo como objetivo alcanzar un bilingüismo integrador, para lo que se fomentará la utilización vehicular de las dos lenguas oficiales, su conocimiento y su uso, en el respeto a la libertad de elección de la lengua de las familias”».

¿Se parecen en algo los principios inspiradores de esta política con los que está manteniendo Montilla en Cataluña, y que Zapatero está justificando?

¿Se parecen en algo con los que inspiraron las enmiendas presentadas ante el Parlamento Europeo para impedir que se reconociera el derecho de los padres a elegir la lengua en que desean que se eduquen sus hijos?

Este es el Partido Socialista que nos gobierna

¿A qué está jugando el PSOE? ¿Qué clase de obsceno oportunismo es ese?

¿Cómo pueden defender una cosa y su contraria?
.

2 comentarios:

Butzer dijo...

Bueno, debemos considerar al PSOE como en un partido político de voluntad oportunista. La oportunidad hace que defiendan en una parte de España lo que rechazan en la otra.

Joven Madrileño dijo...

Poder, Oroel, poder. "Todo es bienvenido mientras tengamos poltrona". Así de fácil, así de dañino para España.


Número de visitas