jueves, abril 23, 2009

Matar al padre

Freud era muy exagerado para describir sus ideas. “Matar al padre” es una figura metafórica ciertamente dramática para expresar el momento, o el proceso, en el que uno se libra de su tutela para volar libre fuera del nido.

Pero hay casos en que el camino elegido por el hijo parece querer romper todo tipo de vínculo con la trayectoria del padre. La vida, las ideas o los principios del hijo son una negación de los del padre, que cabe pensar que en algún momento pretendió inculcarle o se los mostró con su ejemplo. Ahí sí que adquiere un significado más ajustado esa idea de “matar al padre”, rompiendo con lo que él representaba, defendía o creyó en su vida.

Siempre me ha llamado la atención, aunque no sorprendido, ese significativo divorcio entre las ideas que nuestros próceres de izquierdas dicen defender y lo que realmente hacen o demuestran ser. No creo a estos señoritos que se proclaman de izquierdas pero que viven y se comportan como auténticos burgueses, que no hacen políticas de izquierdas, sino, en todo caso, radicales o simplemente progres. ¿Cómo explicar esa contradicción que a ellos no parece provocarles ningún tipo de conflicto psicológico?

En primer lugar, porque les resulta rentable política y en consecuencia también económicamente.

En segundo lugar, porque si no se formulan determinadas preguntas ni hacen una introspección demasiado rigurosa, pueden incluso tranquilizar su conciencia y llegar a pensar que por proclamarse de izquierdas ya son axiomáticamente solidarios con la clase trabajadora. El mecanismo psicológico no se diferencia en nada del que emplean los católicos de misa dominical, y sólo de misa dominical.

Y en tercer lugar, porque entre ellos debe haber una nutrida representación de aquellos que han matado al padre de la forma más profunda posible. Son herederos de un modo de vida acomodado, muy burgués, y no pueden compartir las preocupaciones ni problemas de los obreros porque, sencillamente, nunca los han conocido. Han recibido una buena formación, han tenido buenas relaciones y en algunos casos unas herencias que les permiten llevar una vida muy acomodada, fruto y consecuencia siempre de su origen. Pero tuvieron en su momento una compulsiva necesidad de distanciarse del padre, y han marcado distancias, ya que no de su herencia material a la que no hacen ascos, sí de su herencia ideológica. Son burgueses de cuna, algo que nunca podrán negar ni a lo que nunca renunciarán. No pueden dejar de serlo, aunque no se reconozcan como tales. Pero lo demuestran con su vida. Y sin embargo predican otra cosa. Dicen ser de izquierdas, creen serlo... pero es evidente que no lo son, ni lo han sido nunca.

Conozco al menos dos ejemplos, aunque sin duda hay muchos más:

Mariano Fernández Bermejo, el que se definía como “rojo”. El padre, alcalde, falangista y jefe provincial del Movimiento, era una persona apreciada en Arenas de San Pedro y que dejó muy buen recuerdo. No tanto su hijo Mariano, al que los vecinos consideran “un señorito”.

Es muy recordada su frase, mientras fue ministro: “Antes tuvimos que luchar contra sus padres; ahora tenemos que luchar contra ellos”. Sin comentarios.

Por cierto, ¿cómo paga el precio, nada pequeño, de esas cacerías en las que participa?

María Teresa Fernández de la Vega. Su padre, Don Wenceslao, de familia valenciana y ‘camisa vieja’ (falangista anterior a la guerra) desempeñó varios cargos en Trabajo en tiempos de Franco, entre ellos el de Delegado en Zaragoza. Durante esos años, Wenceslao Fernández de la Vega acudió a diversos actos falangistas y franquistas. Uno de ellos fue la constitución del Colegio Oficial de Graduados Sociales.

María Teresa es muy conocida también por la amplitud de su guardarropía, hasta el extremo de que apenas se sabe que haya repetido atuendo alguna vez en público. ¿Podría presentar ella las facturas de su extensísimo vestuario, tanto que las reclama a los cargos del PP? ¿Puede con un sueldo de ministra estrenar traje o vestido prácticamente cada día?

Teniendo en cuenta que ninguno de los dos es de izquierdas, no en su modo de vida, estoy firmemente convencido de que su aparente conversión ideológica responde a esa necesidad psicológica que tan bien describió Freud.

.

7 comentarios:

nika dijo...

Sí reúnen algunas cualidades que les caracterizan inequívocamente como izquierdistas de 'pro': prepotentes, mentirosos y faltones.

saludos

La Voz de la Conciencia dijo...

Cogno, Nika, acabas de definir a Oroel.

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel.

En el mismo tono jocoso.

La idea de Freud era más compleja, pues se trataba de matar al padre para sustituirlo… para acostarse con la madre. Todo quedaba explicado en términos de pulsiones sexuales… Esto combinado con la imagen de los “ínclitos”, con los que ilustras tu post, proporciona un cuadro realmente psicodélico.

Esta transmutación política no debería ser más digna de comentario, pues en un sistema liberal en el que los hijos no tengan que ser considerados herederos de los errores (ni de los aciertos) de sus progenitores, es normal que estos tengan sus propios criterios. Lo realmente curioso es el desparpajo, la desenvoltura, con la que acusan a los demás de franquistas y exigen su silencio y simultáneamente se exhiben con los algunos atributos del régimen denostado: vestuarios y cacerías.

Para mí, no son más que un exponente del que en su momento se llamó “franquismo sociológico” que, en los 80 se pasó al socialismo sin ningún tipo de escrúpulo. Yo fijaría una fecha para ese evento: el 24 de febrero de 1981.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Oroel, date preso. El funcionario de la Generalidad (La Voz de la Conciencia) ataca de nuevo.

Alejandro dijo...

Vaya voz, muy ingenioso y como siempre, maleducado.

No sé si Oroel será prepotente. Mentiroso creo que no lo has demostrado. En cuanto a faltón, aquí el que ha empezado a insultar eres tú.

No proyectes tus defectos en los demás.

No sé que teneis los de ciertos sectores "progres" que no sois capaces de hilar dos ideas sin faltar a alguien.

En muchos aspectos, sobre todo económicos, no estoy de acuerdo con Oroel. Pero si algo me ha gustado siempre de este blog es el exquisito respeto que se muestra hacia los comentaristas, a no ser que ellos comiencen insultando (como has hecho tú), y aún con todo no suele caer a niveles tan bajos como ellos.

Si tuvieras un mínimo de educación y honradez reconocerías esta verdad y te disculparías.

Estás demostrando de nuevo tu calaña.

Mike dijo...

No sabes cómo te agradezco que no la pongas ya en primeros planos, a la Vice, como hace tiempo. Es que la impresión de verla de cerca me duraba un par de días... :D

Coincido con tu artículo.

Saludos!

Alejandro dijo...

Nika:

Creo que lo de identificar esas "cualidades" con la izquierda es un error.

Recordemos a Anguita, con el que puedes o no estar de acuerdo, pero al que dificilmente se le podrían aplicar estas definiciones.

Rosa Díez, Ramón Jaúregui, Nicolas Redondo Terreros,... Son gente de izquierdas.

Lo que ocurre es que en este pais no triunfan los más inteligentes ni los más moderados, dialogantes o sensatos.

Tenemos una clase política totalmente mediocre y lamentable, tanto en la izquierda como en la derecha.

Porque la derecha que tenemos...


Número de visitas