lunes, febrero 02, 2009

Los males del PP

"Nada es más penoso e inquietante que ver que son incapaces de gobernarse a sí mismos y de poner orden en su casa quienes pretenden gobernarnos a todos". María Teresa Fernández de la Vega. La verdad es la verdad, dígala Agamenón o de la Vega.

Mientras Rajoy con su inactividad y después de haber alejado de su entorno y de forma suicida a los más valiosos activos del partido (Mayor Oreja, Vidal Quadras, Gustavo de Arístegui, María San Gil, Manuel Pizarro...) y Gallardón y Esperanza Aguirre enzarzados en su guerra fraticida sigan abortando todas las posibilidades políticas del Partido Popular, las encuestas seguirán reflejando la creciente desafección de sus votantes, de quienes eran habituales o de los que podrían llegar a serlo.

La diferencia entre el PSOE y el PP pasaría de 1,9% al 3,2% desde principios de año. Y sólo ha pasado un mes. El PSOE perdería 1.100.000 votos frente a los 900.000 que perdería el PP. Pero es que el PSOE gobierna. Mientras tanto UPyD triplicaría sus votos, que recibiría 82.000 procedentes del PSOE, frente a los 488.000 que recibiría del PP. Sólo hay un dato positivo: 402.000 antiguos votantes del PSOE pasarían a hacerlo ahora a favor del PP.

¿Qué le está pasando al PP? Un claro problema de liderazgo, sin duda. Una pésima elección de sus colaboradores más directos por parte de Rajoy. El comportamiento suicida de Gallardón y Esperanza Aguirre, entrando al trapo de maniobras que pueden estar incluso orquestadas por el PSOE desde el entorno de José Blanco o de Rubalcaba. Si así fuera, éstos deben estar riéndose a mandíbula batiente.

Pero además:

1.- La falta de participación política de la militancia. En el centro derecha se encuentra la parte más culta, formada, tolerante y emprendedora de la sociedad. Prescindir de su participación es un derroche inasumible.

2.- La falta de oposición (de una oposición efectiva). Quien renuncia a hacer oposición renuncia a ser alternativa.

3.- La pérdida de la referencia para sus votantes. Un partido en la oposición no debe temer la soledad. Al revés, cuando se tienen las ideas claras y las convicciones firmes, la soledad puede ser una bendición, porque el que está solo, en posiciones distintas del resto, se convierte en un referente frente a todos ellos. Pero hay que ser lo suficientemente inteligente como para no ser considerado un partido antisistema, ni un opositor sistemático y sin argumentos, y lo suficientemente sólido como para no derrumbarse ante una soledad prolongada. Al final la verdad se impone, se esté solo o en compañía.
.
4.- La falta de representación de sus votantes. ¿Se han parado a pensar los dirigentes del PP que han apoyado las reformas estatutarias, y la correspondiente ampliación de competencias, en Andalucía, Valencia, Aragón... si sus votantes apoyan esas decisiones? ¿Saben si sus votantes respaldan el proceso comarcalizador en Aragón o el gasto inmenso que supone una televisión autonómica? ¿Están seguros de representar fielmente a sus votantes? ¿Han arbitrado algún mecanismo de consulta o participación para saberlo?

5.- La falta de atractivo y credibilidad de las listas electorales. Cuando un partido está pidiendo el voto, está realmente pidiendo a los votantes que deleguen en los candidatos su representación política. Y eso sólo puede pedirse con legitimidad moral cuando se presentan candidatos con la máxima preparación y capacitación profesional e intelectual y la máxima solvencia. Lo que no es frecuente.

Urge una alternativa al PSOE, dentro o fuera del PP. O dentro y fuera. Pero otra victoria del PSOE, con Zapatero al frente, sería una catástrofe de la que nuestra generación ya no se recuperaría e hipotecaría durante media vida a la siguiente.
.
Tengámoslo en cuenta: sólo hay algo peor que un mal gobierno: un mal gobierno sin alternativa.
.

10 comentarios:

Carlos56 dijo...

Hay licencias literarias que las carga el diablo:

¿Es de la Vega la porquera de Agamenón? Si es un símil, ¿quién es Casandra en esta historia? Pero sobre todo ¿A qué está esperando Clitemnestra? Sic semper tiranis.

Un abrazo.Carlos56

Oroel dijo...

¿Las licencias literarias? Las carga el diablo, sí.

Casandra sería Manuel Pizarro y tantos otros condenados a la pena de la clarividencia con la condición de que nadie les crea, hasta que sea demasiado tarde. El pueblo español prefiere no creer las malas noticias, con la vana ilusión de que así las conjura.

¿Clitemnestra? Quien sabe, pero ya tarda.

Joven Madrileño dijo...

Gran entrada en general y glorioso punto 3 en particular.

Saludos

samueldl dijo...

Advirtió Winston Churchill al pipiolo conservador: no se confunda, joven, enfrente tiene a los adversarios; los enemigos los tiene usted detrás, en su propio partido.

Y en esas anda el PP. No contentos con embestir el capote del PSOE como novillo de pobre sangre, se despelleja a sí mismo.

Personalmente, veo no sólo una inmoralidad en lo que ocurre tanto en los hunos como en los hotros -que dijera Unamuno-, sino una amoralidad desde los calcañares hasta las cejas. Una falta de respeto a todo principio y, lo más grave, a todo ciudadano que espera "algo" de los políticos.

Tanto a Orel como a Carlos56 (que tanto he seguido en la sombra): no sé cuántas farsas políticas habrán presenciado en sus vidas; pero yo, que desconozco tanto por edad e inexperiencia, me veo en un momento de desconcierto respecto a la política nacional. La falta de principios creo que es el eje del que se sustraen todo tipo de felonías y barrabasadas que, obviamente, parecemos tolerar. El no esperar parece ser cómplice del no exigir. Y veo que el cielo está como para no exigir un paraguas...

Así, cabe preguntarse si realmente son culpables ellos, que gozan de su chequera en blanco para actuar pasándose la confianza de nosotros por el arco del triunfo, o lo seremos nosotros que les damos la palmadita en la espalda con nuestro sufragio...

¡Un cordial saludo!

Oroel dijo...

A Samueldl:

Qué gran frase: "El no esperar parece ser cómplice del no exigir". Pido permiso para usarla.

Marianico Rajoitz dijo...

Oroel,
¿podrías argumentar el punto 1? Es que yo creo que es una gran mentira (de esas que solo te crees tú y tus pelotilleros contertulios) y con ello no estoy diciendo que la gente que no somos de derechas seamos más cultos y tolerantes, pero decir lo que dices me parece una solemne e insostenible tontería.

Y otro detalle: ayer publicaba la prensa el espectacular aumento de cuota de pantalla de Aragón Televisión respecto al resto de TV's del estado español igualando, e incluso superando, el "share" de muchas de ellas. ¿por qué nos identificamos los aragoneses (yo me incluyo) con esta televisión? ¿es posible que nos interese más la historia del "gigante de Sallent" que la última pedorra de "gran hermano"? ¿es posible que nos interese más si mañana llueve en Sariñena que en Cangas del Morrazo(PO)? ¿es posible que estemos hartos de que el 99% de las noticias provengan de Madrid y Euskadi?
¿ES POSIBLE QUE TODAVÍA NIEGUES QUE LA GENTE TIENE UNA IDENTIDAD ARAGONESA QUE ALIMENTA SIEMPRE QUE PUEDE Y ARAGON TELEVISIÓN PONE SU GRANITO DE ARENA? (y dentro de la generalidad de este tipo de cadenas, la nuestra es la más austera en el terreno presupuestario).
Pese a que el 3% de la población estima que Aragón debería ser un Estado independiente de España, ¿no crees que el modelo aragonés es el más respetuoso con su historia y con la historia de España, y que con un canto en los dientes nos deberíamos dar si fuese el modelo que imperara en el resto del estado español?
De verdad, Oroel, ¿no lo crees?

Oroel dijo...

A Marianico Rajoitz:

Respecto al punto 1 sólo lo puedo argumentar desde mi experiencia personal. Yo no soy el ejemplo, válgame Dios, sino la gente que conozco. Y yo constato esa diferencia de nivel. Pero es mi observación personal.

Respecto a la pregunta sobre la identificación con la televisión aragonesa, la pregunta correcta sería: ¿Por qué nos identificamos con la televisión aragonesa los aragoneses que nos identificamos con ella? Porque sabrás que yo no me identifico. Realmente no me identifico con ninguna. Yo no veo la televisión.

Yo no tengo una identidad aragonesa. Yo tengo una identidad aragonesa, española, europea y universal, y a veces (pocas) puedo oír jotas, pero las más de las veces prefiero oír música clásica. E incluyo en ella a Bruce Springsteen, Sinatra o Elvis Presley (clásicos sin duda). O puedo leer “La lluvia amarilla” de Julio Llamazares, como ahora, o “Las uvas de la ira” de Steinbeck. Es esa la identidad que alimento. No voy a negar que haya gente con esa identidad aragonesa que dices, exclusivamente aragonesa (¿?) y que la alimente siempre que pueda. Pero no me atrevo a generalizar, porque yo no entro en ese estereotipo. Ni mi familia, ni mis amistades ni la mayor parte de la gente que conozco.

En los tiempos que corren, en que va ser verdaderamente difícil y dramático para mucha gente alimentar el estómago, gastar dinero público en alimentar identidades me parece una frivolidad casi delictuosa. Las identidades se las alimenta cada uno con su dinero, con su tiempo o con su dedicación. Pero yo me cisco una y mil veces, con toda la ira y desprecio de que soy capaz, en la gente que pretende alimentar mi identidad. Que se metan esa identidad donde les quepa. Yo quiero que gestionen mi dinero en solventar mis problemas cotidianos, esos que deben resolverse en común. Los otros me los resolveré yo mejor y con más libertad.

Yo no tengo ningún interés en ser respetuoso con la Historia. Tampoco lo tengo en no serlo. La conozco, más o menos, pero no siento respeto por ella, no más que por las leyes de la mecánica o la gravitación universal. Son hechos que ocurrieron, que me trascienden y que no me gusta que se tergiversen, se manipulen o se utilicen. Están ahí, pasaron, y punto.

Marianiko Rajoitz dijo...

Respecto al punto 1, yo también vengo observando una notable diferencia de nivel cultural y tolerancia entre la gente que he conocido de izquierdas y la que he conocido de derechas (a favor de los primeros). También es mi experiencia personal, pero sería un error imperdonable otorgarle la categoría de "verdad" como haces tú, con esta y otras cosas.

Respecto a Aragón Televisión, creo que acerca la cultura a la gente de igual forma que lo hizo los conciertos de Bruce Spr., Metallica o la Orquesta Filarmónica de Viena. Y seguro que desde una óptica económica de una manera mucho más eficiente en relación "coste-cantidad-calidad" de la oferta cultural aportada.
A mi me pueden gustar, o no, los Rolling Stones ¿fue un despilfarro traerlos a Zaragoza? ¿y la Filarmónica de Trieste? ¿y la exposición sobre El Greco?
En todos los casos (incluida la TV): NO, NO, Y NO.´
Tan importante son para mi Bruce, Llamazares, Steinbeck, los Danzantes de Huesca, los amantes de Teruel, o la Ronda de Boltaña.
Si tú prefieres capar parte de la cultura y negar la más próxima, es tú problema. Yo prefiero saber y conocer absolutamente de todo.

Respecto a la Historia, venga tío... no eches ahora balones fuera que aquí has sacado la Historia muchas veces a relucir, "tu" historia, la que a ti te interesa.

Marianiko Rajoitx dijo...

Me dijo una vez un amigo que vino de la guerra: "No aguanto a la mayoría de la gente". "¿Por qué?", le pregunté. "Por su egoismo", contestó. Ante mi silencio continuó diciendo: "Acabo de subirme en el 38 (el bus) y alguien despoticaba y exigía una forma diferente de asignar sus impuestos, sus impuestos.... Digo yo, que serán los de todos". "Ya, y entonces...". "Pues que no tienen ni idea de qué va la vida". "Ya".

¿Qué haces tú, Oroel, para una mejor gestión de "nuestros" impuestos? ¿No es un poco egoista redistribuir la riqueza de todos en lo que tú prefieres? ¿a donde destinarías el dinero de Aragón TV, quizás a engrosar la cuenta de resultados de OPEL ESPAÑA en forma de subvención para supuestamente mejorar el empleo?

Escucha, pequeño saltamontes...
Como dijo Saturo Tokoko (famoso neurocirujano japonés):
Yo no me estoy muriendo y pago el cementerio.
Yo fui autodidacta y pago la universidad.
Yo ando en bici y pago la construcción de costosas vías públicas.
Mi salud es de hierro y pago carísimos hospitales.
Sólo escucho el silencio y pago grandes programas culturales (y televisivos).
Solo he corrido por los montes y pagos carísimas instalaciones deportivas.
Y así hasta las 22:30h....

¡¡¡será egoista el Saturo de los cojones!!!
No caigas en el mismo error... pequeño saltamontes.

Anónimo dijo...

El Partido Popular tiene mucho de derecha y muy poco de centro. El Punto 1 reconoce que las personas verdaderamente inteligentes no están en el Partido Popular.


Número de visitas