viernes, febrero 13, 2009

Cubanización

Un visitante habitual de este blog hacía uso de este término hace pocos días. Y ayer una amiga, que sin duda también lee este blog, empleaba la misma palabra.

¿Será cierto que nos estamos “cubanizando”?


En el año 2005, Fidel Castro anunciaba como gran logro social el reparto de ollas a presión a precio subsidiado. Castro fue ovacionado por las mujeres cuando anunció la iniciativa.

Fidel Castro y la olla a presión

Hace unos meses el ministro Sebastián anunció el reparto gratuito en España de bombillas de bajo consumo. Parece que estos días se han debido empezar a recibir los vales para su retirada. ¿No es una noticia fastuosa? No he tenido noticia de ninguna ovación, pero el Partido Socialista sigue manteniendo, a pesar de las malas noticias económicas, una ligera ventaja de apenas unas décimas sobre el Partido Popular. ¿Quizás las bombillas?

(No, no creo que sean las bombillas)

El silencio de los corderos.

Leo con estupor que el año 2008 ha sido el año con menor conflictividad social de toda la etapa democrática. A la vista de ese dato alguien podría pensar que la situación ha sido idílica para los trabajadores: pleno empleo, poder adquisitivo creciente... Nada más lejos. En toda la etapa democrática no ha habido ningún otro año en el que se haya producido un deterioro social semejante: incremento de paro a niveles espeluznantes, pérdida del poder adquisitivo, deterioro de las condiciones de trabajo como nunca antes, temporalidad... ¿Cómo entender entonces esa mansedumbre sindicalista?

Financiación Sindical

Hemos vuelto, por la vía indirecta del subsidio al sindicato vertical. Los dos sindicatos mayoritarios, al margen de su representatividad, reciben sustanciosos fondos del Estado. Y a cambio se muestran mansos y sumisos. Los sindicatos han dejado de ser hace tiempo en España un instrumento al servicio de los trabajadores y parados, para convertirse en un instrumento político al servicio del Gobierno.

Cualquier pastor conoce la escena que se repite todos los días, cuando en los días de invierno o de sequía extrema ha de alimentar a sus ovejas en el pesebre. Se abre paso entre ellas con un saco de cebada en medio de un ensordecedor coro de balidos que se van acallando conforme vierte el grano en el comedero. Cuando todas se han acomodado, sólo se oye el crujido de las muelas triturando el cereal. Ni un balido. Exactamente como los sindicalistas ante las subvenciones del Gobierno. Mientras tanto, más de cinco mil trabajadores engrosan cada día las listas del paro. Pero los sindicalistas están en el pesebre, masticando.

¿Cuántas huelgas hubieran convocado los sindicatos si hubiera gobernado el Partido Popular? ¿Alguien cree que los banqueros hubieran podido recibir en medio de este silencio y de esta paz social las rebajas fiscales del Gobierno? Ah, pero que no se nos olvide: son de izquierdas, dicen.

Montesquieu ha muerto.
.
La separación de poderes ha muerto definitivamente. Había muerto hace tiempo, pero Garzón -no podía ser otro- nos acaban de mostrar el cadáver.

Y el Tribunal Consitucional sigue sin pronunciarse sobre la constitucionalidad del Estatuto de Cataluña. ¿Se acuerdan de que el tema sigue pendiente?

Nomenklatura.

Mientras una media de cinco mil trabajadores engrosan diariamente las listas del paro, un ministro socialista y el más socialista de los jueces se van de cacería a abatir piezas que cuestan mil quinientos euros cada una. Iba a decir que en la mejor tradición franquista, pero no quisiera ofenderles: en la mejor tradición, realmente, de la nomenklatura soviética.

Y brindan por el triunfo del socialismo para los próximos veinte años.
.
Perdonen la impertinencia: ¿qué socialismo?

PD.: La foto de Zapatero no está retocada. El "retocado" es él que se atrevió a salir así, con las cejas perfiladas hasta la caricatura en un programa de televisión.

..

4 comentarios:

Joven Madrileño dijo...

No sé si a la Cubanización, pero a la estupidez colectiva por no dar de gorrazos al inquilino de la Moncloa, sí que la percibo.

Que en una crisis tan salvaje como la actual, esté al frente semejante incompetente, dan ganas de temblar.

H dijo...

Cuba es hambre... Vosotros mismos...

Oroel dijo...

A H:

Efectivamente, cada día más gente se incorpora a las colas de los comedores sociales o busca en la basura. Mientras, el ministro socialista y el pseudojuez cobran piezas de mil quinientos euros en una montería de fin de semana.

Pero esa gente de las colas o de la basura quizás sean quienes les votan. Porque son de los suyos, creen, ingenuos.

Oroel dijo...

A Joven Madrileño:

Deberías leer una intervención de Alejandro de hace unos días. Uno de los rasgos sociales españoles, fuente de muchos de nuestros males, es la sorprendente tolerancia que muestra la sociedad ante los actos de la izquierda y el rigor con que juzga los de la derecha.

Hay quien interpreta por eso que la sociedad española es de izquierdas. Un compañero de trabajo afirma que, por contra, la sociedad española es masoquista.


Número de visitas