miércoles, septiembre 17, 2008

El patriotismo como refugio

Se ha dicho que el patriotismo es el último refugio de los canallas. Hay quien opina -y yo entre ellos- que es el primero. Por eso, Zapatero no podía tardar en acogerse a él. Nuestro presidente descubrió el patriotismo hace un año -ejerciendo ya el cargo, no antes- y lo explota con la facundia que le caracteriza.

En un debate sobre cuestiones económicas, Zapatero se ha descolgado con la siguiente perla:
“Prefiero la industria española a la industria de cualquier otro país del mundo". ¿Por qué?, cabría preguntarle. ¿Porque es nuestra o porque es mejor? ¿Es mejor nuestro sector de la automoción que el sector de la automoción alemán, francés o británico? ¿Es mejor el sector electrónico español que el japonés? ¿Y la industria cinematográfica, es mejor la nuestra que la norteamericana? ¿Y la industria química española es mejor que holandesa?

¿A qué viene entonces esa afirmación insustancial e inane, cuando objetivamente la industria de otros países es mejor que la nuestra, más competitiva, más moderna, más innovadora, cuando ofrece empleos mejor remunerados y de mejor calidad? Muy fácil: a un patriotismo ñoño e insustancial, dirigido a un electorado primario y de escasa capacidad analítica.

Porque si la prefiere al resto, ¿para qué cambiar? Ya está bien así. ¿O no?

.

4 comentarios:

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel:

Hay un antecedente del curioso patriotismo de ZP. Cuando la célebre OPA de Gas Natural (si aquella que valía por medio "estatut") y después la de EON sobre ENDESA, se inclinó por la primera, claramente desfavorable para los accionistas, alegando la necesidad de un "campeón nacional" , un "gigante energético español".

Cuando ya estaba claro que Gas Natural no se comía una rosca desmanteló, varios organismos reguladores españoles para mantener su oposición a EON, para acto seguido promover la adquisición por el grupo italiano ENEL (en el que tienen metidas las manos los líderes socialistas italianos).

Este "curioso" patriotismo, que lleva a firmar adhesiones europeístas para acto seguido comprometer el nombre de España y sus instituciones antes los órganos jurisdiccionales europeos, nos va a costar mucho dinero a los españoles. O ¿no es un curioso patriotismo el de un gobierno que nos ha encarecido el recibo de la luz subvencionando energías "alternativas"?

Un abrazo. Carlos56.

M. Rajoitz dijo...

Regreso de dar la vuelta al mundo todavía más convencido de mi aragonesismo y me he divertido mucho releyendo la metida de pata de Oroel en el post del euskera en el Roncal.
Vaya lección de historia (algunos datos los he comprobado por curiosidad y no eran del todos ciertos) del anónimo vasko que os puso la cara roja.
Evidentemente, ni podiais, ni sabiais contestarle.

Es el riesgo que corres, Oroel, al poner tu enlace en el nido de víboras en el que os desahogais (EPDA). De vez en cuando entra alguien y te pone en evidencia.

Y es superdivertido...

Oroel dijo...

A Carlos56:

Cierto, cierto... Cuando escribí el comentario, deprisa, no recordaba la actuación de Zapatero con ENDESA.

Pero es que nuestro presidente ha demostrado no tener principios. Alguien para quien las palabras y los conceptos significan distintas cosas dependiendo del momento y de la oportunidad, alguien que no tiene ningún problema en hacer lo contrario de lo que proclamó tres días antes, que ha sostenido una cosa y la contraria con absoluto desparpajo, es evidente que no tiene principios.

Para él, el patriotismo, la lealtad a los electores, el respeto por la palabra dada, son simples proclamas retóricas. Los principios tienen para Zapatero un carácter meramente instrumental. Se invocan, se utilizan como bandera, o mejor como disfraz, pero se desprecian.

Un cordial saludo.

Oroel dijo...

A M. Rajoitz:

Pues nada, a divertirse. O a superdivertirse, mi nuevo y supermegaguay amigo.


Número de visitas