sábado, febrero 27, 2010

Hagiografías de Luis García Nieto

Nunca me gustó el tipo.

Entre otras cosas, no creo que sea ni siquiera socialista. No ahora, sino nunca. Pero esa es mi opinión personal.

El hombre formó pareja con Antonio González Triviño, alcalde de Zaragoza durante nueve años, quien ha pasado a ser un ejemplo, hoy ya desconocido por las nuevas generaciones, de lo que nunca debería ser la política. Pero aquel alcalde no fue en realidad sino un precursor, un adelantado a su tiempo.


Para los zaragozanos la pareja formada por González Triviño y García Nieto llegó a ser tan famosa y equiparable en muchos sentidos a la que formaron entonces Felipe González y Alfonso Guerra. Todavía quedan supervivientes de aquella época, instalados aún en la política aragonesa, famosos consumidores que fueron -y quizás lo sigan siendo- de almejas de Carril y vinos de Vega Sicilia. Uno de ellos, famoso por sus aficiones gastronómicas, es Antonio Piazuelo, diputado en las Cortes de Aragón, del que me cuentan que suple con facundia su notoria falta de trabajo.

He estado recordando estos días a toda esta gente, porque nuestro actual alcalde, Juan Alberto Belloch, cada día me recuerda más a González Triviño. De hecho, va a dejar la ciudad todavía más endeudada que aquel. Hay crisis, ¿recuerdan? Pues Belloch, a quien la ciudad se le está deteriorando a ojos vista, se nos va hasta Vancouver para preparar la candidatura de los juegos olímpicos de invierno de 2022 y a entrevistarse con Samaranch, que casualmente vive en Barcelona.



Pero hablaba de García Nieto. Confieso que ha despertado mi curiosidad, primero, y me ha gustado, luego, su colección de hagiografías.

Aclaro que una buena parte de esos personajes forman parte de la historia menuda de Zaragoza, por lo que es posible que a la mayoría de mis lectores ni les suenen. Aunque son precisamente estos los que me han suscitado más interés, puesto que de todos ellos he conocido sus andanzas políticas.


Son cortas y fáciles de leer.

Recomiendo encarecidamente la dedicada a Felipe González, de la que destacaría su posdata: “Cuando veo a Zapatero, no me recuerda en nada a Felipe González”. A mí tampoco.
.....

No hay comentarios:


Número de visitas