martes, mayo 12, 2009

¿Qué es la Verdad?


Es el único recurso dialéctico que el presidente Rodríguez Zapatero no ha utilizado nunca. (Inspirado por el maestro Martín Ferrand)

Ya he explicado muchas veces cómo al principio el comportamiento de Rodríguez Zapatero me sumió en la perplejidad, por incomprensible, para dar paso a la incredulidad, al pasmo y posteriormente al desprecio. Me repugna, sencillamente. Y no precisamente porque mienta, sino porque cuando lo hace, sistemáticamente, está haciendo pública demostración del poco respeto que le merecemos.

Admitido, como creo que decían los escolásticos, que alguien que mienta siempre es tan fiable como alguien que siempre diga la verdad, hay que concluir que Zapatero se ha convertido en un personaje absolutamente transparente. A estas alturas podrá suscitar indignación, pero, desde luego, no sorpresa.

“No sólo no tiene proyecto e improvisa sobre la marcha sino que se le ve venir de lejos. El presidente del Gobierno es de una transparencia meridiana. Comenzó su andadura firmando letras y pagarés que no es que pensara no pagar, es que jamás se detuvo a pensar si podría pagarlos o no”.

Zapatero el transparente

Hace poco, una persona de mi entorno familiar explicaba que Zapatero practica la política del agua. Simplemente se desliza por la máxima pendiente, la que menos resistencia le opone en cada momento. Fluye. Es por eso que puede pasar de negar la crisis a aceptarla, de presumir de los logros económicos a culpar a otros de los fracasos, de negociar con ETA a perseguirla, de pactar con los nacionalistas a engañarlos... Fluye. Se adapta. Miente. Miente siempre.

Pero para poder practicar esa política hay que gobernar en España o en un país parecido. En cualquier otro país europeo, Zapatero hace tiempo que hubiera sido arrojado con cajas destempladas, sin pestañear, al fango del camino.

No sería una injusticia. Al revés, la injusticia -y quizás algo peor: la estupidez- es mantenerlo en la presidencia de un gobierno que con toda evidencia le viene grande.

Nota: observen que Zapatero cuando corre no deja huella. ¿Otra mentira? Hasta en eso.
.

Número de visitas