domingo, mayo 03, 2009

La erradicación del castellano


¿Se imagina alguien que una administración pública británica, francesa o alemana pudiera lanzar una campaña divulgativa en la lengua oficial del Estado con una docena de faltas de ortografía en un solo folio?

El Gobierno balear ha puesto en marcha una campaña de ayudas a la vivienda llamada Pla Vuit 11 d'Habitatge. La versión catalana del folleto informativo contiene una falta de ortografía. La versión castellana doce… en un solo folio.

Copio algunos párrafos de una noticia aparecida hoy en El Mundo.

“La mayoría son evidentes errores derivados de la influencia del catalán.

[quienes] decidan leer la versión castellana de los folletos se encontrarán con palabras inexistentes, como estrangero y estranjeros en lugar de extranjero (curiosamente, las dos versiones erróneas están en el mismo párrafo); objecto en lugar de objeto; sistematicament donde debería decir sistemáticamente, o solicitant en vez de solicitante.

Igualmente, aparecen en el texto conjunciones directamente catalanas en lugar de sus correctas traducciones al castellano. Como por ejemplo original i fotocopia en lugar de original y fotocopia.O preposiciones sonrojantemente mal traducidas, como es el caso del catalán por en lugar de para, lo que provoca que donde debiera leerse «fotocopia para acreditar que el valor catastral...» se lee «fotocopia por acreditar que el valor catastral...». Todo con el membrete del Govern de les Illes Balears y el Ministerio de Vivienda. El documento, que contempla los requisitos exactos que deben cumplimentar, presenta otras erratas y algunas referencias chirriantes, como el hecho de que se refiera a la Seguridad Social como Institut Nacional de la Seguretat Social o al Ministerio de Vivienda como Ministeri d'Habitatge, especificando incluso que a la hora de remitir cierta documentación a dicho Ministerio hay que hacerlo a la siguiente dirección postal: Subdirecció General d'Ajudes a l'Habitatge, Paseo de la Castellana 112 28046 Madrid”.

Un bilingüismo perfecto quizás debiera conseguir que las dos lenguas oficiales y de uso corriente fueran consideradas lenguas propias por casi toda la población. Pero por lo visto no son consideradas propias ni siquiera por los propios funcionarios que deben prestar servicio también a los castellanohablantes.

Hay quien sostiene que la inmersión lingüística no tiene consecuencias y que los jóvenes que acaban la enseñanza tienen un conocimiento casi perfecto de ambas lenguas, castellano y catalán. Mi experiencia (poca) como consecuencia de alguno de mis viajes me indicaba que no era así.

Esta noticia confirma que las cosas son, efectivamente, como me parecieron.
.

1 comentario:

H dijo...

Lo triste es que no dominan ninguna. Que manera más estúpida de cerrarse puertas...


Número de visitas