domingo, diciembre 21, 2008

Recomendable



.

5 comentarios:

nika dijo...

Nuestra Constitución, en líneas generales, no es mala. Lo malo fueron esos 'flecos sueltos' a los que algunos, con fines espurios, se han agarrado y, tirando de ellos, están logrando descoserla.
Los partidos antiespañoles nunca debieron tener lugar en una Constitución española. Fue un contrasentido. Y, ahora, la ley les ampara... manda huevos.

saludos

Oroel dijo...

Nika:

No sé si comparto tu opinión. Los principios generales de la Constitución me parecen buenos (por eso la voté afirmativamente), pero tiene demasiadas contradicciones, indefiniciones, incluso algún error conceptual (los derechos históricos me parece un principio esencialmente antidemocrático), tantos que requiere un plus de lealtad para no saltar por los aires.

O como se indica en ese artículo que enlazo, "...Tanto, que ha bastado que un irresponsable eche un petardo en la pista para que todo el sistema se hunda en un mar de confusión". Una constitución débil y mal trabada no resiste ni la deslealtad ni la irresponsabilidad. Y ni los nacionalistas ni Zapatero han demostrado tener ni una ni otra.

Republica Rojigualda dijo...

Muchas gracias Oroel por comentar y recomendar este artículo de JJ Esparza. Ya pensaba yo que nadie se iba a fijar en uno de los mejores artículos que hay sobre este tema.

Por lo demás, me hace gracia cuando la gente dice que la constitución esta bien y que el único problema que tiene es con ella en la mano se esté "descosiendo" España. Aquí habría que decir entonces ¡Pues a lo mejor la constitución no es tan buena, oiga!

Y es que la frase que cita Oroel es la clave. Si un petardo puede hacer volar un edificio, entonces la culpa no es ni del petardo, ni del que lo ha echado (en esta caso, Zapo), sino del edificio (la constitución) y de quienes lo construyeron (sus padres).

Carlos56 dijo...

"Un petardo en el suelo posiblemente no haga más que ruido. Si se sujeta con fuerza en la mano, probablemente te vuele los dedos." Refrán polaco.

En cualquier caso siempre ha sido preferible no dejar que los niños jueguen con fuego o bien mojar el petardo.

nika dijo...

Cuando digo que 'la Constitución, en lineas generales, no es mala', estoy diciendo que, si hubiese que modificarla, son pocos los artículos en los que debería hacerse -en mi modesta opinión y por 'graciosa' que resulte-. Lo peor que tiene nuestra Constitución es que no se cumple (ejemplos los hay a punta pala) y que, en algunos artículos, se deja lugar a la interpretación (de hecho, no hay sentencia del TC en el que el fallo sea unánime. Esos son los flecos a los que me refería).
Nuestra Constitución sólo necesita pulirse y desprenderse de complejos para que no se le acuse de texto autoritario. Precisamente es la Constitución la que debe poner límites a las leyes y Estatutos, y no al revés.

saludos


Número de visitas