domingo, octubre 26, 2008

¿Las cuentas claras?

En la prensa aragonesa de hoy aparece una página entera de propaganda institucional, con un eslogan sugestivo: “Las cuentas claras”. También en las emisoras radiofónicas aparecen cuñas publicitarias con la misma información.

Un eslogan sugestivo, pero al parecer falso. En los tiempos que corren las cosas no hay que demostrarlas, sino que basta con enunciarlas y si es preciso repetirlas las veces que haga falta. Una mentira repetida mil veces, acabará siendo verdad.

Los mensajes son los siguientes:

Para superar la crisis, el Gobierno de Aragón ha trazado un Plan con el objetivo de mantener la calidad de vida y el bienestar de todos los aragoneses.

Más inversiones en políticas sociales. Más de 3.300 millones de euros para la salud, la educación y los servicios sociales. Con nuevas prestaciones, nuevos centros y una mayor y mejor accesibilidad.

Más inversiones productivas. Más de 1.155 millones para facilitar el acceso a la vivienda, mejorar nuestras carreteras y la seguridad vial y garantizar la calidad del agua de nuestros ríos.

Más inversiones en investigación. Más de 158 millones de euros para impulsar la investigación, incrementar la innovación en nuestras empresas y mejorar el acceso a las nuevas tecnologías.

Más inversiones para crear empleo en Aragón.

Pero en el mismo ejemplar de El Heraldo del Aragón podemos leer lo siguiente:

“El balance que arrojan las inversiones reales en los últimos cuatro años es bien distinto. El presupuesto para 2009 prevé una inversión menor que la que consignó la comunidad autónoma en las cuentas de 2006. Si entonces previó 514,4 millones de euros, en 2009 se han presupuestado 6 millones menos, esto es, 508,3 millones. Y se produce justo cuando se había prometido todo lo contrario, una potenciación en este sentido para estimular la economía. Del incremento del 14,5% que registró ese capítulo en 2007, se pasó en este presente ejercicio a un descenso del 1,08%. Pero el batacazo llega para las cuentas de 2009, con una bajada del 14,8%, que deja la inversión por debajo de los niveles de hace cuatro presupuestos”.
.
(El resaltado en negrita es mío)

Es decir, la inversión real ya bajó ligeramente en el 2008 y en los presupuestos para el 2009 se recorta en casi un 15%.

Exactamente lo contrario de lo que afirma esa página publicitaria, manifiestamente mendaz.

El gasto de personal de la DGA ha crecido un 34% en los últimos cuatro años

Espero que la oposición exija explicaciones sobre las contradicciones entre lo que se afirma y lo que se presenta en el proyecto de presupuestos y, sobre todo, cuánto ha costado esta campaña institucional y qué demandas sociales viene a satisfacer. Si quieren ofrecer unas cuentas claras, que empiecen por decirnos cuanto ha costado esa campaña.


¿Ser engañados es una demanda social? Quizás así lo entiende este gobierno mentiroso y manipulador. ¡Qué vergüenza!
.
PD.: Y ya que hablamos de claridad en las cuentas, ¿para cuándo la Cámara de Cuentas?
.

2 comentarios:

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel:

En estos datos económicos es conveniente tener en cuenta el IPC a la hora de valorar la diferencia entre partidas de años distintos. En este caso, es conveniente considerar los IPC acumulados de los años 2006 (2'7%) 2007 (4'2%) y 2008 (4'5%, como dato conservador). Lo que da un acumulado del 12% (¡Ojo, los números índice no se suman, se multiplican!).

La partida de 514'4 millones de euros de 2006 equivaldría en euros de 2009 a 574'2. Con lo que la diferencia, a la hora de valorar su repercusión en la economía regional, es de 66'9 millones y no de 6. Esta disminución supone una pérdida del 12% en esta partida en relación al 2006, en moneda de 2009.

Hechos así los números, la evolución es aún más siniestra.

En relación al aumento porcentual de la partida de personal, con base en el total de los respectivos presupuestos, habría que hacer más números.

Si, durante el periodo que se estudia, se asumen competencias y asignaciones económicas en asuntos de inversión (pongamos obras públicas), lo lógico es que aumente la proporción dedicada a este capítulo. Pero si se asumen competencias eminentemente prestatarias de servicios, que requieren mucho personal (educación o justicia), lo razonable es que ocurra lo contrario.

Sería conveniente realizar las proyecciones de los presupuestos de 2006 al 2009 deduciendo las nuevas competencias. De estas competencias separadas habría que estudiar su evolución, también de forma separada, y finalmente promediar de forma ponderada ambas evoluciones.

Por lo demás, comparto tu indignación ante la política de escaparate, publicidad y engaño de la clase (?) política.

Un abrazo. Carlos56.

Anónimo dijo...

La voz de la conciencia

El problema, Oroel, es que comparas peras con chorizos.


Número de visitas