sábado, junio 11, 2011

Un alcalde marxista

Zaragoza es la ciudad española más grande gobernada por los socialistas, después de que hayan perdido Barcelona y Sevilla en las pasadas elecciones del mes de mayo. No la podían dejar escapar.

Juan Alberto Belloch, el candidato socialista, obtuvo 10 concejales, frente a los 15 que obtuvo el Partido Popular. Sin embargo el apoyo de Izquierda Unida, con 3 concejales, y de Chunta Aragonesista, con otros 3, le ha facilitado hoy su investidura como alcalde.

Las condiciones impuestas -pues le han sido impuestas- le obligan a revisar su programa electoral y a darle la vuelta como a un calcetín a toda su política de escaparate y grandes fastos.

Y nada más explícito para comprobarlo que su discurso:


Pueden leerlo si tienen paciencia, pero no se lo aconsejo. Es largo y tedioso. Y, sobre todo, un impresionante ejercicio de hipocresía política.
.
.
Groucho Marx nos lo dejó ya resumido hace muchos años: “Este es mi programa, pero si no les gusta tengo otro”.

Esto es lo que Belloch les ha dicho a sus nuevos socios de gobierno, y lo que nos ha venido a contar a los zaragozanos con su discurso de hoy: que si bien concurrió a las elecciones con un programa, si les molesta -y, sí, ya le han dicho que les molesta- puede asumir otro distinto y contrario. Le da lo mismo, con tal de gobernar. Si hay que tragar, se traga.

Por eso, si hubiera seguido el ejemplo del maestro, Marx (Groucho), podría haberse ahorrado muchas palabras y ser más explícito y, sobre todo, sincero.
.

2 comentarios:

Patri dijo...

Me reafirmo, que gentuza. En mi pueblo iban a pactar para hechar a la actual alcaldesa, pues al final se a quedado en agua de borrajas. Lo peor es que ningun partido tiene la mayoria necesaria, asi que para sacar algo adelante tienen que ponerse de acuerdo, algo arduo imposible ya que se odian entre si. Al final pierde el pueblo y sus ciudadanos. Que cuatros años perdidos nos esperan. Ya te contare ya, que lo de mi pueblo no tiene desperdicio. Chau.

Carlos56 dijo...

Bueno, nos puede gustar más o menos que vuelva a gobernar ese individuo en Zaragoza, pero entra dentro de los hábitos democráticos. Personalmente no me gusta nada. Pero es lo que hay, la "terna" asume en su conjunto más representación que el PP y les corresponde gobernar. Será su electorado el que tendrá un plazo -¿diez meses? - para decidir si esas compañías les gustan o si los sacrificios realizados en los programas electorales les parecen compensados por el "gustazo" de no ver gobernar al centro-derecha.

Compete al PP poner en el candelero todas las contradicciones que estos socios de viaje van a cometer. No les será difícil encontrarlas. Otra cosa será tener foro desde donde exponerlas.

Por cierto, yo me pregunto ¿dónde está el célebre bipartidismo tan denostado por el 15M?

¡Suerte, vista y al toro¡
Un abrazo


Número de visitas