miércoles, junio 15, 2011

En el Periódico de Aragón de hoy

fer - 15/06/2011 - 20:48:12 h.

Ten cuidado Uruel, no te vayan a partir la cara, por mentiroso y manipulador.
 
Con esto es con lo que nos estamos enfrentando, con el fascismo.
 
Y nos llaman "fachas" a quienes nos proclamamos de derechas. Vivir para ver.

PD.: Sería conveniente que el Periódico registrara esas IPs.
.

10 comentarios:

Patri dijo...

Oroel no hagas caso, pasa de ellos, lo único que saben hacer es insultar para amedrentar. Aunque seguro que ya lo has hecho, ponlo en conocimiento de "el periódico". Que al menos quede constancia y que esto no te impida pasar por ahi. Que de cuatro comentarios malos que te hacen veinte son buenos. No permitas que te intimiden.

Alejandro dijo...

A los antidemócratas hay que hostiarles. El problema es que soy YO el que decido quien es antidemócrata.

Carlos56 dijo...

Entiendo lo que quieres decir, Alejandro. Pero creo que no debemos dejar ningún resquicio a la duda. El problema no es quién decide quién hostia a quién. La cuestión es que la simple referencia al posible uso la violencia física contra alguien por el mero de hecho de que éste tenga sus ideas y se atreva a exponerlas, de que exista y ose a exhibirse, es matonismo puro y duro. Me temo que se acercan meses difíciles en los que tendremos que tener muy claro que cuando "una línea roja" se atraviesa no se arregla marcando otra, hay que volver a poner las cosas en su sitio, y con los matones no pueden existir negociaciones hasta que no acepten un simple convenio: el respeto al otro, especialmente al diferente.
Un abrazo a todos.

(Tiene narices que en estos momentos haya que solidarizarse con gente tan dispar como Oroel, Gallardón, un diputado separatista catalán, un líder de IU… todavía nada irreversible, pero esto hay que pararlo, ya)

Oroel dijo...

Gracias a los tres.

No sé si os dais cuenta de que lenta pero imparablemente nos vamos acercando a una situación que empieza a recordar a la de la II República. No sólo es la eclosión, de nuevo, de los separatismos, envalentonados y con más fuerza que nunca, sino especialmente la pérdida de la calle por el Estado de Derecho y la negativa del Gobierno a actuar, como cuando en el año 31 se produjeron las algaradas que culminaron con la quema de iglesias. Ya hemos tenido, recordad, ataques a la Iglesia.

Yo soy de los que tengo el convencimiento de que el Gobierno o las fuerzas de izquierdas han jugado algún papel en el movimiento del 15-M y las protestas callejeras que lo han rodeado. Lo que pasa es que se les ha ido de las manos y ahora mismo ya no lo controlan. Igual que en la II República, el pueblo levantado en armas -el reparto de armas desencadenó un estado revolucionario que ya no pudo frenarse durante la contienda y que fue una de las causas principales de su derrota-, o “indignado” ahora, puede llevarse por delante a los que pensaban sacar provecho de ese estado de cosas.

Sin embargo, estoy igualmente convencido de que esto de ahora no es sino el anticipo de lo que nos espera. La izquierda ya ha asumido que tiene perdidas las próximas elecciones y por un margen muy alto. Los foros parlamentarios de este país, a nivel central y autonómico, y los principales centros de poder están a punto de caer casi totalmente en manos de la derecha. Y su último reducto es -será- la calle.

Pero todo ello va acompañado de la pérdida por parte de muchos cafres de esos límites legales, éticos y democráticos que acotan el comportamiento civilizado. Cuando personas aparentemente normales, amparadas en el anonimato de Internet o entre las masas manifestándose en la calle, incurren en delitos -porque son delitos-, amenazas, intimidaciones o estragos con total impunidad. Y hay periodicuchos -como el Periódico de Aragón- que los amparan, y mientras borran comentarios civilizados porque van en contra de su ideario, toleran sin censura amenazas claramente delictivas.

Carlos56 dijo...

¿Qué si nos hemos dado cuenta? Pues es lo que nos barruntábamos desde pocos días después del 11M. Y está por ver que lleguemos a esas elecciones generales. Un clima de violencia y el que nos desalojaran de la Moneda Única permitía adoptar medidas extraordinarias ¿o no?

Por otro lado, estoy de acuerdo en que el Estado está perdiendo el control de la situación, pero yo no diría lo mismo respecto al PSOE, el Gobierno y los Servicios de Información que estuvieron tras el 23F, el 11M y no me creo que ahora estén ajenos. Lo mismo que no me creo que el Gobierno del Frente Popular estuviese ajeno a nada, equivocado en sus previsiones sí, pero ajeno en absoluto.

Hoy más pesimista que ayer, pero menos que mañana.

Alejandro dijo...

Bueeeeno, si tuvieran que hacer algo muy chungo creo que tendrían que haberlo hecho ya. Habiendo perdido prácticamente todo el poder en autonomías y grandes ciudades, jugársela a lo bestia para conservar el gobierno central...

No sé, no sé, igual es que soy muy ingenuo pero aún conservo algo de fe.

Carlos56 dijo...

¡Bienaventurados los que aún tienen fe, pues ellos aún podrán tener alguna esperanza!

El proyecto no es conservar el gobierno, es cambiar el régimen, ponerle un apellido a la democracia que permita mandar al ostracismo al centro derecha. Para eso es necesario que el próximo periodo de gobierno del PP sea el "detonante" del cambio social-progresista ( y si me apuras bolivariano). Serán "las provocaciones" del gobierno reaccionario y "borbonista" los culpables de la desafección popular, los que habrán roto la convivencia y el pacto constitucional, pervirtiendo sus fundamentos, haciendo necesaria una regeneración democrática que es incompatible con los herederos del franquismo… ¿sigo?

Y ese proyecto de la izquierda ultramontana es incompatible con Europa, esa es la clave.

Oroel dijo...

Carlos56:

Pero eso son sus delirios.

Es cierto que deliran con eso que señalas, por supuesto. Pero no temas por ello.

Por dos cuestiones:

1.- El miedo a la derecha es un filón agotado. Se pueden extenuar excavando en él, pero no van a obtener nada. Si algo han demostrado las elecciones pasadas es que es a ellos a quienes tienen miedo los ciudadanos. Y es a ello a lo que deberían dedicar sus introspecciones, a saber por qué causan pavor al electorado. Nosotros sabemos por qué, pero ellos lo desconocen, o quieren desconocerlo, porque el día que sepan el porqué concluirán que sobran en la política y que deben dejar paso a otros, más nobles, más sensatos, sin servidumbres, incontaminados...

2.- El gran activo electoral de los socialistas españoles, prácticamente el único que les queda, es la desinformación de la gente. Y todo conspira en su contra. Porque nosotros lo sabemos y tenemos un compromiso por la información. Por eso estoy en Internet. Esa es la razón de existir de este blog. Todo, digo, conspira en su contra: Internet, las nuevas cadenas de TDT... No pueden frenar la información. Les desborda, y aún les desbordará más.

Carlos56 dijo...

Y qué me dices del miedo de centro derecha al enfrentamiento ideológico, a mantener con firmeza sus convicciones. La diferencia que tú mismo notas entre Esperanza y otros líderes del PP es precisamente la ausencia de fibra en estos últimos.

El PSOE, en el proyecto que yo describo, no necesita de la aquiescencia de la mayoría, sólo su inacción mientras ellos toman la calle y paralizan un gobierno acomplejado, cobardón o en el mejor de los casos desbordado por los acontecimientos -o ¿qué es si no lo que ocurrió el 11M?- entre ellos la deslealtad insititucional de gran parte de los mandos policiales y de los "servicios".


Deseo que vosotros dos tengáis razón, pero hoy no tengo ninguna razón para el optimismo.

Oroel dijo...

Carlos56:

Somos legión los que compartimos el miedo a ese absurdo complejo que está impidiendo la defensa desinhibida de las convicciones políticas de la derecha, o del centro derecha. Pero no sé si es un error o un acierto, a la vista de los últimos resultados electorales.

Conoces, no obstante, mi opinión favorable a la defensa tenaz de nuestros principios, hasta sus últimas consecuencias.

En cualquier caso, hay un hecho significativo. Gallardón ha sido siempre uno de los políticos de este país mejor valorados, a mi juicio porque recibe una puntuación favorable de los votantes de izquierdas que, sin embargo, nunca le van a votar. Esperanza Aguirre siempre recibe una valoración inferior a la de Gallardón. Las últimas elecciones han confirmado de forma abrumadora mi tesis. En la circunscripción electoral de Madrid capital, donde ambos concurren, Esperanza Aguirre, defensora absolutamente desacomplejada de los principios liberales y muy odiada por la izquierda, ha obtenido cuarenta y cinco mil votos más que Alberto Ruiz Gallardón. Y cuarenta y cinco personas son muchas personas.

O sea, que parece incluso más rentable política y electoralmente hacer una defensa activa de los principios ideológicos, cuando esta defensa se hace con inteligencia, sinceridad y valor.


Número de visitas