viernes, marzo 11, 2011

El día de la infamia

.
Los americanos llaman así al 7 de diciembre de 1941, el día del ataque japonés sobre Pearl Harbour.

Nosotros también tuvimos nuestro día de la infamia: el día 11 de marzo de 2004, el día de los atentados de los cercanías de Atocha. Hace siete años.

Un conocido mío asegura que ese día se produjo un golpe de Estado. Cada día estoy más convencido de que tiene razón. Sin la masacre del 11-M, ¿tendríamos en el 2011 la España que tenemos? No sabemos quien lo perpetró, pero sí a quién aprovechó. Y quién está obstaculizando su investigación: Rubalcaba. El día que sepamos por qué lo hace, seguramente sabremos quienes fueron los autores intelectuales y materiales de aquel sangriento atentado. ¿Qué está ocultando? ¿A quién está protegiendo?

Copio a continuación una intervención anónima recogida en mi blog el pasado día 5 de marzo y que me parece un resumen perfecto de la situación:

“Aunque los españoles nos hayamos empeñado -no todos, pero sí muchos- en fingir normalidad, lo cierto es que el 11M -sus tremendas contradicciones y mentiras- está enquistado en nuestro inconsciente colectivo. Es lo que nos faltaba para que nuestro proyecto como país sea la ruina que actualmente es. Como ocurre en psiquiatría hasta que no lo afrontemos con valentía, y derribemos el enorme trampantojo que han creado, será un cáncer que corroerá este renqueante ¿proyecto común? llamado España”.

Está creciendo en España la convicción de que nos han engañado, de que nada de lo concluido sobre ese tema es cierto, de que los pocos que saben o están en condiciones de saber lo que realmente pasó, no quieren que lo sepamos, sin duda porque la verdad es mucho más dura y terrible que esa demencial historia contradictoria con que han pretendido cerrar el asunto.

Se nos acusa de conspiranoicos, pero quienes realmente han inventado una conspiración demencial e increíble son los que nos han ofrecido esa versión oficial que no hay por donde cogerla. Tiene razón Luis del Pino: “¿Hay realmente personas que mantengan teorías delirantes sobre la masacre, basadas en datos ridículos, para tratar de culpar del 11-M a unos inverosímiles autores? (...) ¡Claro que sí! Desde hace siete años, ha habido personas y medios de comunicación que se han dedicado, sin sonrojarse, a atribuir el atentado del 11-M -el mayor atentado de la Historia de España- a un grupo de camellos de medio pelo que jamás había puesto antes un petardo en un cajero. Y, para atribuirles el atentado, nos han tratado de vender teorías delirantes, basadas en datos ridículos, según las cuales en la ideación y perpetración de la masacre habrían participado confidentes de la Policía, hindúes, musulmanes, católicos, confidentes de la Guardia Civil, radicales islamistas de al menos cinco países distintos, narcotraficantes de baja estofa, mineros asturianos esquizofrénicos, confidentes del CNI e incluso chóferes de embajada”.




Me voy a permitir extractar algunas respuestas de Pedro J. Ramírez en su edición digital de El Mundo de hoy:

No tengo duda de que existió una trama policial o bien para colocar pruebas falsas o bien para manipular lo encontrado (o bien para ambas cosas, añado yo). Ese fue el caso del explosivo hallado en la Kangoo, de la mochila de Vallecas, del Skoda Fabia o de los falsos terroristas suicidas. Sanchez Manzano es la punta del iceberg de esa trama. En el ámbito judicial Del Olmo fue un incompetente y Bermúdez un oportunista que cambió de caballo mientras cruzaba el río.

¿Cree usted que hubo una trama policial para manipular la investigación del 11-M? ¿Sí o no?

Eso es lo único que está claro en estos momentos. La conducta de Manzano va destinada a cambiar la percepción sobre el atentado y es imposible que actuara por su cuenta.

Parece que algunos miembros de las fuerzas de seguridad del estado pudieron alterar algunas pruebas ...pero ¿Por qué?

Porque la torpeza en la gestión política del atentado por parte de Aznar facilitó que enseguida se percibiera que si había sido ETA el PP arrasaría y si habían sido los islamistas el PSOE podía lograr un vuelco electoral. Bien por ideología, bien por oportunismo esos policías trataron de ayudar al PSOE y perjudicar al PP. Todo hubiera sido distinto si ser hubiera convocado el Pacto Antiterrorista para responder unitariamente a la situación límite creada.

¿Cree que Rubalcaba obstruye la investigación?

¿Cómo calificar si no el retraso de un año en entregar algo tan simple como la lista de los Tedax que intervinieron en la recogida y traslado de las muestras?

Soy de la opinión de que hay mucha gente que debe dar muchas respuestas:

Sánchez Manzano, que es el personaje clave.

Iñaki Gabilondo para explicar qué fuentes le suministraron toda la información falsa que estuvo difundiendo la SER y todos esos detalles inexistentes.

El propio juez Bermúdez para que explique cómo y por qué redactó aquella absurda sentencia (una caquita más bien) absolutamente carente de consistencia lógica.

Rubalcaba y su obstrucción a la Justicia.

No sabemos cual es la verdad. Sólo sabemos que todo lo que nos han contado es mentira.
.

4 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Siete años después de la masacre seguimos sin saber QUIEN o QUIENES colocaron las bombas, QUIEN O QUIENES sus autores intelectuales, POR QUÉ se destruyeron los trenes y las pruebas, ...hasta reunir un cúmulo de más de cien cabos sueltos que dejan en evidencia que tanto la investigación de los atentados como la sentencia de Bermúdez son una falacia absoluta.

Ciento noventa y dos muertos, miles de mutilados y un pais que dió un vuelco a su Historia,exigen saber la verdad y que los responsables paguen por su crímenes, caiga quién caiga, aunque haya que poner este pais patas arriba.

Decía Thomas de Quincey en su obra "El asesinato como una de las bellas artes", que si se quiere saber quién está detrás de un crimen, empiecen por ver a quién beneficia".
Yo añadiría a esa cita, "y quién impide que se investigue y se sepa la verdad".
Aten cabos.

Oroel dijo...

Querida Natalia:

Lo he dicho en mi artículo: estoy convencido de que ese día se perpetró una auténtico golpe de Estado.

Recuerdo haber leído la sentencia (no entera, pero sí bastantes páginas completas) y te puedo asegurar que sus razonamientos o más bien su inexistencia, y las conclusiones a las que llegaba después de no haber razonado nada, o de haberlo razonado con absoluta falta de rigor, sumían en la perplejidad. ¿Qué presiones recibió Bermúdez? ¿A qué tentaciones sucumbió?

¿Y Gabilondo? ¿Quién les dio esa información falsa y esos detalles que divulgó la SER. Gabilondo dice haberse disculpado cientos de veces por aquello. Gabilondo no tiene que pedir disculpas. No debe disculpas, sino explicaciones. Muchas.

¿Y la destrucción de pruebas? Hoy mismo los Tedax aseguran haber recogido cientos de pruebas. ¿Dónde están? ¿Qué se hizo de ellas?

¿Y el tiroteo de los moros de Leganés? ¿Hay impactos de bala en los edificios próximos? ¿No se estuvieron disparando ráfagas de metralleta (subfusil) durante dos horas?

¿Por qué se profanó la tumba del GEO muerto en Leganés y se quemó su cadáver? ¿Era otra prueba a destruir como lo fueron todas las demás?

¿Y la Kangoo? ¿Y la mochila de Vallecas?

¿Pudieron colocarse pistas falsas en las dependencias policiales, con Goma-2 idéntica a la muestra patrón que aportaron los Tedax, por los islamistas, los agentes secretos marroquíes o los etarras? Sólo siete años más tarde se está explorando esa línea de investigación, la falsificación de pruebas, algo que incomprensiblemente no se le pasó por la cabeza a Bermúdez que dio por buena cualquier cosa, por inconsistente que fuera.

¿Qué estalló en los trenes, Goma-2 o Tytadine?

¿Y por qué Rubalcaba está obstruyendo la acción de la Justicia?

¿Tiene algo que ver el 11-M con las conversaciones que el PSOE ya estaba llevando a cabo con ETA durante el Gobierno de Aznar y con su empecinamiento en el proceso de paz, a pesar de todas las evidencias en contrario, como el robo de las pistolas?

Tarde o temprano se sabrá la verdad y esa verdad nos helará la sangre.

Ese día habrá un cambio de régimen y la disolución de algún partido político.

Anónimo dijo...

Oroel, estás enfermo. Sí, enfermo tú y todos los que seguís manteniendo semejantes barbaridades. Ya sabes: "piensa el ladrón que todos son de su misma condición".
No te molestes en contestarme, no pienso volver a entrar en tu blog manipulador.

Oroel dijo...

Estimado anónimo:

No, no estoy enfermo. Estoy muy lúcido.

Nada de lo que he dicho es mentira y lo sabes. Si lees el comentario de fecha de hoy, 12 de marzo de 2012, verás que aporto datos y testimonios que justifican más que sobradamente todo lo que digo.

No creo que tú puedas decir lo mismo, salvo tu fe irracional en lo que te han dicho que debes aceptar y creer.


Número de visitas