martes, septiembre 28, 2010

Qué huelga más rara

Cuando uno no tiene tiempo o ganas de escribir, siempre se puede recurrir a aportaciones ajenas, que suelen ser, además, mejores que las propias.


Los sindicatos se van a volcar en Madrid. Esperanza Aguierre, por las razones que sean, les preocupa más que Mariano Rajoy. Pero lo que quizás no valoren ni los sindicatos ni el gobierno, es que si la huelga triunfa en Madrid como consecuencia de la coacción y violencia de los piquetes, si mañana bloquean la capital, en mayo el PSOE será una fuerza extraparlamentaria en esa comunidad, o casi. Habremos de verlo.

Pero ellos sabrán.
.

domingo, septiembre 26, 2010

Los estertores del zapaterismo

.
En las elecciones constituyentes de 1977 el PSOE obtuvo el 30 % de los votos y 118 diputados. El peor resultado de esta etapa democrática, tras la muerte de Franco.

Su segundo peor resultado lo obtuvo cuando se presentó Almunia (Joaquín) en donde obtuvo el 35 % de los votos.

Según las últimas encuestas publicadas, hoy estaría 3,9 puntos por debajo de este segundo peor resultado y apenas un punto por encima de aquel que obtuvo en 1977. Pero la cosa no ha terminado. Estas últimas encuestas se hicieron antes de conocer la concesión de Zapatero al nacionalismo vasco, concesión de la que, por lo que llevo leído, todavía no se sabe si rompe la caja única de la Seguridad Social. Conociendo a Zapatero y su legendaria falta de principios, puede -debe- temerse lo peor. Si las consultas se hicieran hoy aún estaría más abajo. Y en cuanto se conozcan los datos del paro en septiembre volverá a bajar. El resto de legislatura va a ser agónico. Por sensatez, y dado que Zapatero no va a anticipar las elecciones, debiéramos convertir las próximas autonómicas y municipales -incluso los propios socialistas- en unas primarias. Por acabar cuanto antes con esta pesadilla, antes de que nos hunda con él.


Y hoy, en Zaragoza, la ingenua de Almunia (Eva) ha sido arropada por Zapatero.
.

La censura de El Periódico de Aragón


Me encanta participar en los foros de opinión en Internet. Pero recientemente se me ha vetado en algunos.

Mis opiniones deben provocar más de un escozor, intuyo.

Hasta ahora El Periódico de Aragón tenía uno de los más abiertos y, por ello mismo, uno de los más vivos foros de debate de toda la prensa digital española que conozco. Todas sus noticias pueden ser comentadas en directo, sin censura previa, lo que da lugar en ocasiones a auténticos torrentes de comentarios, en los que alternan intervenciones de altísimo nivel, con gran aporte de datos y argumentos de enjundia, con comentarios chabacanos e insultantes, u opiniones de un sectarismo atroz -que es atroz cuando se sobrepone a la lógica o a la evidencia-. Como la vida misma, donde hay gente para todo. Pero la libertad de sus foros se acabó, al menos para mí, ayer mismo.

Mis intervenciones de ayer no fueron insultantes ni ofensivas. No suelen serlo. Procuro que no lo sean. Y sin embargo, una tras otra, incluso las más intrascendentes, eran sistemáticamente borradas a los pocos minutos. Ayer se me dejó dicho de forma implícita pero clara que no era bien recibido en esos foros.

Y es que ayer mismo, qué casualidad, escribí en este blog mi artículo sobre “El éxito de Carlos Pérez Anadón”.

En mis comentarios en El Periódico de Aragón, junto a mi sobrenombre, Oroel, aparece la dirección de mi blog. Mis comentarios sirven por tanto de propaganda a este espacio de opinión personal. Supongo que esa ha podido ser una de las razones del veto que se me ha impuesto. Ha debido haber indicaciones, consignas o sugerencias, que, según de quien procedan, deben haber sido consideradas órdenes inapelables. Que desde un medio como El Periódico de Aragón se estén difundiendo opiniones contrarias al ideario del mismo o remitiendo a enlaces, como el de este blog, tan inconvenientes para ellos, no podía ser tolerado tanto tiempo. Las expectativas electorales del PSOE se están hundiendo, y ante ello hasta la independencia o la apariencia de objetividad deben sacrificarse. Hay que salvar los muebles.

Yo imaginaba que Carlos Pérez Anadón mandaba mucho. Lo que no podía imaginar es que mandara incluso en El Periódico de Aragón.

Pero en fin, no defienden una ideología, que de eso no se come. Defienden unos intereses. Y esos son sagrados.
.

sábado, septiembre 25, 2010

El éxito de Carlos Pérez Anadón

No me refiero a ningún éxito personal suyo, sino al sorprendente interés que suscitan sus andanzas.

En el completo contador de entradas de este blog pueden verse las visitas diarias que recibe cada página, y que yo, curiosamente, controlo.

Pues bien, desde que el día 25 de agosto pasado colgué en el blog mi artículo “Carlos Pérez Anadón” éste ha sido uno de los más visitados, de forma que si en aquellos primeros días sólo ese artículo recibía veinte o treinta visitas diarias, luego no ha habido un solo día en que no haya recibido seis, ocho, diez o más visitas. Y sigue teniéndolas, a pesar del tiempo transcurrido.

Concurren dos circunstancias que hacen que el asunto me resulte extraño:

1.- Que Pérez Anadón no es conocido fuera de Zaragoza, en cuyo ayuntamiento ejerce como concejal de Urbanismo. Fuera de nuestra ciudad, y ya no digamos fuera de Aragón, no creo que apenas le conozca nadie. Y eso es todavía más válido fuera de España.

Lo que me conduce a la siguiente conclusión: las visitas proceden de Zaragoza. ¿Y dónde puede suscitar tanto interés?: lógicamente entre el personal del Ayuntamiento. Es por eso que tengo la sospecha de que ese artículo es visitado sobre todo por funcionarios y personal vinculado al Ayuntamiento.

Y 2.- Que la denuncia que narro en mi artículo, admitida a trámite en un Juzgado de Zaragoza, y que fue noticia en la prensa digital, no ha tenido el más mínimo reflejo en la prensa impresa aragonesa. Sobre la noticia se ha tendido aquí un ominoso manto de silencio. La omertá. Ni para el Heraldo de Aragón ni para el Periódico de Aragón ha existido. Y eso que ambos medios informan puntualmente de la quema de un contendor de basura o de la detención de cada conductor que supera la tasa de alcoholemia. Temas, por lo que se ve, mucho más importantes que la denuncia del concejal de urbanismo por presuntas irregularidades urbanísticas.

El artículo de mi blog ya ha debido ser leído a estas alturas por varios cientos de personas, que a su vez habrán leído los periódicos digitales que yo enlazaba.

Lo que debiera hacer recapacitar a nuestros medios escritos. No pueden ocultar la verdad. Las noticias se difunden, quizás más despacio, pero acaban llegando a todas partes. Seguramente, cuando concluya el juicio y haya sentencia, sea exculpatoria o condenatoria, a los medios aragoneses no les quedará más remedio que dar la noticia. Aunque no explicarán por qué callaron en su momento, cuando se produjo la denuncia y cuando se admitió a trámite.

¿Qué intereses, qué presiones les pueden llevar a callar?
.

martes, septiembre 21, 2010

Zapateros Modepüppchen

.
No les ha gustado nada el artículo.

Bien es cierto que el análisis es absolutamente superficial, puesto que sólo se fija en el vestuario de las ministras y no en sus capacidades políticas o en la calidad y resultados de sus respectivas gestiones. Aunque me temo que si se analizara esto último, el veredicto sería aún más demoledor.

Pero el artículo no tiene más tracendencia. No aporrta nada que ya no supiéramos.




En fin, vuelvo a repetir lo que tantas veces he dicho: no sé si las amas de casa y mujeres trabajadoras, y especialmente a las que dicen representar, limpiadoras del hogar, dependientas, cajeras, administrativas, muchas de ellas infraempleadas, con trabajos muy inferiores a su preparación y capacidad, o paradas, pueden verse representadas por estas ministras de cuota.

Pero son socialistas. Ya saben: todos (todas, en este caso) somos iguales, pero algunos (algunas) más iguales que otros (otras).
.

lunes, septiembre 20, 2010

El debate identitario de ZP



Tengo para mí que quien realmente necesita un profundo debate identitario consigo mismo es el propio Zapatero, quien hasta ahora se definía como socialista o, estirando el concepto, como un “rojo utópico”. ¿No eran los rojos los internacionalistas y los defensores de las políticas igualitarias?

Que un socialista abogue por el debate identitario y reproche a quien, razonablemente, lo eluda sólo puede significar dos cosas:

O que el tipo no es socialista.

O que el tipo, como señala Natalia Pastor, ha perdido el oremus. Observen que Zapatero ha apoyado la expulsión de gitanos decretada en Francia por Sarkozy.

Tomo prestadas las palabras del blog de Natalia: “El socialismo ibérico lo mismo aprueba recortes en prestaciones sociales, que abarata el despido y congela pensiones, que acaba aceptando políticas de expulsión como quien cambia de camisa. Asume sin sonrojo que el Estado de bienestar tiene fecha de caducidad y que las políticas migratorias de la UE se resuelven a golpe de deportación. Zapatero, una vez más, ha hecho lo contrario de lo que predica”.

No entro en el análisis de los matices. El principio, aunque matizable hasta el infinito, es el que es.¿Va a aplicar ese principio Zapatero con los inmigrantes ilegales existentes en España?

Cuando digo que eludir ese debate identitario es razonable, me refiero a que en pleno siglo XXI, en el siglo de las comunicaciones y los intercambios económicos, culturales y de todo tipo, basar la ciudadanía en identidades, ni siquiera individuales sino colectivas, es un retroceso histórico, que sólo puede interesar a los nacionalistas, que rentabilizan ese discurso. El debate identitario -cuando el fundamento de los derechos civiles es la ciudadanía, es decir la condición de ciudadano, con independencia de la raza, la lengua, el sexo o la religión- es un debate involucionista y claramente retrógrado. Y además en medio de la crisis, cuando hay otras prioridades mucho más urgentes.

Porque efectivamente, que en medio de la crisis económica más grave de los últimos treinta años, en la que nos hallamos en buena medida por su incompetencia e imprevisión, nos proponga el debate identitario sólo es una muestra más, por si hiciera falta, de su pavorosa irresponsabilidad. En una España en la que puede haber -y quizás nos quedemos cortos- hasta siete millones de inmigrantes entre legales e ilegales, donde hay rumanos, ucranianos, negros, magrebíes, chinos, sudamericanos y además de muchas etnias distintas en cada caso... ¿pretende abrir también con ellos un debate sobre identidades? El próximo fin de semana viene a Zaragoza, a arropar a la candidata socialista, Eva Almunia, que será entonces proclamada oficialmente. ¿Hablará de identidades en Aragón? ¿Nos hablará, como en Cataluña, de las infraestructuras o de la financiación? ¿Abrirá el debate identitario en sus mítines en Madrid? ¿O no tienen los aragoneses y madrileños identidad?

Que el tipo no tiene principios ya lo sabíamos. Eso le permite enarbolar en cada lugar y momento el que más le conviene, o el primero que le viene a la cabeza.

Entiendo que el debate identitario sea una prioridad de los nacionalistas, e incluso que si éstos son mínimamente responsables o inteligentes lo pospongan en una situación de crisis como la actual, pero que sea una prioridad para un presidente de gobierno socialista -nada menos que socialista- y que debe enfrentar la actual crisis económica, con casi cinco millones de parados y mientras nuestro país pierde competitividad en todos los frentes, me horroriza. ¡En manos de qué frívolo oportunista estamos! 

Ha fortalecido, sí, el autogobierno de Cataluña, que es su principal cantera de votos, allí donde obtiene la más amplia diferencia electoral con el Partido Popular, el feudo que le permite gobernar en el resto de España, pero ¿a cambio de qué? ¿Es el mayor autogobierno de Cataluña intrínsecamente bueno o deseable para el conjunto de España? ¿No ha debido sacrificar otros valores, tales como la equidad, la igualdad de todos los españoles ante la ley, la solidaridad interterritorial, la convergencia económica e incluso los derechos civiles de los ciudadanos catalanes castellanoparlantes?¿Es Zapatero socialista o nacionalista catalán?


"Zapatero siempre habla de Cataluña como si acabara de llegar y fuera a inaugurar una época inédita de autonomía y paz territorial. Sin embargo, Zapatero lleva en sus espaldas siete años de decisiones personales sobre Cataluña que han desestabilizado la dinámica del Estado de las Autonomías y han sembrado una tensión soberanista que no existió siquiera durante los gobiernos nacionalistas de Convergencia i Unió".

Abramos el debate, no sé si exactamente identitario, pero sí territorial, tan vinculado: ¿cuál es su modelo de Estado: autonómico, federal, confederal? ¿Es ahora mismo el PP el único partido que defiende el Estado autonómico y la Constitución del 78? ¿Define nuestra Constitución a España como una Nación de naciones, tal como hicieron no hace mucho Felipe González y Carme Chacón?

Zapatero acaba de tirar por la borda, como ya hiciera con sus pretendidas políticas sociales, todo el ideario de izquierdas sobre la igualdad de los ciudadanos y la solidaridad interterritorial.

Pero aún habrá quien le siga, millones todavía, sin saber siquiera a donde les conduce.
.

sábado, septiembre 18, 2010

La historia española de la primera Pocahontas


En España se llamaría Juan Pérez, pero como era inglés se llamaba John Smith.

Fue el más famoso John Smith de la Historia, líder de la primera colonia permanente inglesa en territorio de los Estados Unidos: Jamestown, en Virginia, durante mucho tiempo un modesto enclave que tuvo una vida precaria y a menudo estuvo a punto de desaparecer a consecuencia del hambre y penalidades que sufrieron sus primeros pobladores.

Pero para entonces, cuando se fundó Jamestown, ya hacía varias décadas que se había fundado la que hoy es la más antigua ciudad norteamericana: San Agustín, en Florida.

La historia cuenta que una pequeña india apodada Pocahontas (realmente se llamaba Matoake) hija del jefe Wahunsenacawh, de la tribu Powhatan, intercedió y salvó la vida de John Smith cuando este, prisionero de los indios, iba a ser ejecutado. Pocahontas tendría entonces, en 1607, doce años, bastantes menos que los que aparenta la conocida heroína de dibujos animados de la película de Disney. Las dudas sobre la veracidad de la historia proceden del hecho de que John Smith la narró por primera vez en una carta a la reina Ana, en el año 1616, a pesar de que para entonces ya había escrito dos libros acerca de Virginia. El motivo de la carta no era otro que pedir el favor de la Reina para Pocahontas, que en aquel entonces se encontraba en Inglaterra casada con un inglés y convertida en Lady Rebbeca Rolfe.

No obstante, no sería extraño que Smith hubiera oído otra historia parecida, que debió ser muy conocida en su época: la del largo cautiverio de un español, Juan Ortiz, sucedida muchos años atrás en el territorio de la Florida. La historia comenzó en 1528, en una zona próxima a la actual ciudad de Tampa. Fíjense que sólo treinta y seis años antes se había conquistado a los moros el Reino de Granada en España.

Pánfilo de Narváez murió el mismo año en que da comienzo esta historia, pero su comportamiento en vida es determinante para explicar todo lo que sucedió después. Don Pánfilo fue lo que hoy llamaríamos un grandísimo hijo de puta. Era un tipo grande, fuerte, resuelto y sin escrúpulos, extremadamente cruel y ambicioso. Dispuesto a triunfar a toda costa, se enfrentó al fracaso una y otra vez a causa de esa combinación tan frecuente de estupidez y mala suerte. Digamos que se labró su destino, y no sólo llevó a la muerte a muchos hombres, sino que predispuso en contra de los españoles a la población india de Florida, impidiendo para siempre que ésta pudiera ser colonizada de forma pacífica. Sus “hazañas” masacrando indios indefensos espantaron a fray Bartolomé de las Casas, quien, quizás a raíz de aquello, ha pasado a la Historia por su vehemente campaña de denuncia y a favor de los derechos de los indígenas.

Cuando Hernán Cortés se lanzó a la conquista de México, desobedeciendo órdenes, Narváez fue enviado en su busca a tierra firme, desde la isla de Cuba, con instrucciones de traerlo de vuelta, vivo o muerto. Ignoraba sin duda que se enfrentaba a uno de los mayores genios militares de todos los tiempos con una portentosa capacidad de liderazgo, que no sólo consiguió derrotarle y hacerle prisionero, sino que atrajo a sus hombres a su causa y reforzó sus tropas con ellos. Narváez quedó tuerto y prisionero de Cortés durante dos largos años en Villa Rica de la Vera Cruz, la actual Veracruz, la más antigua ciudad continental fundada por los europeos en América.

Una vez libre y tras lograr el favor real partió a la conquista de Florida, de la que, de lograr su propósito, sería el Gobernador. Allí entabló amistad con el cacique indio Hirrihigua, a quien luego, por razones desconocidas, ordenó cortar la nariz y echar a su madre a los perros, que murió devorada en presencia de su hijo y del resto de la tribu.

Poco más tarde, Narváez desapareció en un naufragio en la que se perdió toda la flota y el resto de la expedición. Era, ya lo hemos dicho, el año 1528. Se sabe que sólo cuatro hombres sobrevivieron. Uno de ellos fue el famoso Álvar Núñez Cabeza de Vaca, quien en compañía de los otros tres, recorrió durante varios años el sur de lo que hoy son los Estados Unidos entre Florida y Arizona, hasta llegar al territorio del actual estado de Sonora, en México. Otra historia apasionante.

Unos días más tarde del atroz comportamiento de Narváez en la tribu de Hirrihigua y cuando ya había abandonado tierra firme, arribó un desafortunado navío que inadvertido de la siembra de odio que iba dejando su jefe, andaba en su busca. El jefe indio, deseoso de capturar a la tripulación trató de convencerles de que bajaran a tierra, pero sólo consiguió que bajaran cuatro marineros, a cambio de cuatro rehenes indios que subieron a bordo. Pero éstos, tan pronto como los cuatro españoles llegaron a tierra, saltaron al agua y nadando con suma maestría escaparon, poniéndose a salvo. Así, la tripulación viendo la inferioridad de sus fuerzas frente a los indios y la imposibilidad de rescatar a sus compañeros levaron anclas abandonándolos a una muerte segura.

Y así fue. Hirrihigua ordenó matar a flechazos a tres de ellos, haciéndoles correr entre su gente, pero evitando dañarles órganos vitales para que su muerte fuera más lenta, reservando para el final al más joven de ellos, Juan Ortiz, que en aquel entonces contaba dieciocho años. Sólo la intercesión de la mujer e hijas del cacique consiguió salvarle la vida, aunque Hirrihigua lo sometió a partir de entonces y durante un año y medio a crueles tormentos. Entre ellos, describe el Inca Garcilaso cómo lo pusieron sobre una barbacoa, que es un lecho de maderas en forma de parrilas, una vara de medir alta del suelo, y que sobre ella pusieron a Juan Ortiz para asarlo vivo. Sólo cuando ya estaba asado de un lado consiguieron las mujeres detener el tormento, a raíz del cual le quedaron terribles cicatrices de por vida.

No les narraré más, pues todo el episodio está prolija y fantásticamente bien escrito por el Inca Garcilaso: Historia de la Florida y jornada que a ella hizo el gobernador Hernando de Soto, título que quedó sintetizado en La Florida del Inca (pág. 127 y siguientes). El Inca Garcilaso recogió durante años testimonios de aquella época.

Baste decir a modo de resumen, que tras año y medio de cautiverio y gracias a la hija del jefe (la Pocahontas de nuestra historia) consiguió huir y fue protegido por el cacique Mucozo de una tribu vecina, prometido de aquella, aunque el matrimonio se frustró por culpa de la protección concedida a Ortiz. Éste fue rescatado en el año 1539 por los hombres de la expedición de Hernando De Soto, “para sacarlo del poder de los indios como porque lo había menester para lengua e intérprete de quien se pudiese fiar”.

Observen que en la versión que he enlazado de la Florida del Inca se cita a Ortiz como Orotiz, aunque en otras versiones y en todas las demás referencias halladas se le nombra como Ortiz. Curiosamente, era tal la avidez de riquezas de los españoles que cuando Juan de Añasco, enviado por De Soto a la Florida en una exploración previa, trajo varios indios como prisioneros, estos nombraron al cautivo llamándolo así, Orotiz, lo que indujo a pensar a los españoles que se referían a la existencia de oro.

Curiosamente, las historias de los exploradores españoles en Norteamérica -pues sería exagerado llamarlos conquistadores, puesto que nunca lograron conquistar aquellos inmensos y casi desérticos territorios- está mucho mejor documentada y divulgada en Estados Unidos que en España. Los textos a los que podemos recurrir son, en nuestro caso, antiguos, aunque se trata, eso sí, de auténticas obras maestras, con la frescura de los libros de aventuras modernos. Pero no hay libros de divulgación semejantes a los que disfruta el público americano, ni me consta que muchas de esas obras hayan sido traducidas.


O, por ejemplo, el calendario del largo viaje de De Soto, obtenido del diario de Rodrigo Rangel, su secretario personal, que a su vez le sirvió a Gonzalo Fernández de Oviedo para su famosa Historia general y natural de las Indias, sólo me ha sido posible hallarlo en inglés.

Algún día contaré lo que decía Bernal Díaz del Castillo de ese Rodrigo Rangel. Pero esa será otra historia.
.

viernes, septiembre 17, 2010

La ética y la estética sindicalista

Hablan de la correlación entre ambas, ética y estética, y si es cierto que es tan estrecha como dicen habrá que concluir que la ética sindicalista es como para taparse la nariz.

La tardía convocatoria de huelga para el 29 de septiembre, con un sorprendente margen de cuatro meses desde la convocatoria, el sospechoso e indulgente silencio ante las políticas del Gobierno, la iniciativa de ciertos medios de comunicación que se han decidido a indagar en las entrañas financieras y de funcionamiento de los sindicatos, y la más que valiente iniciativa de Esperanza Aguirre -que cada día me gusta más- para la reducción de liberados, han puesto en cuestión el papel que están desempeñando estas organizaciones en España.

Para empezar, y como una cuestión de principios, deberíamos asumir, y acostumbrarnos a ello, a escribir las cosas con propiedad: al referirnos a UGT deberíamos completar sus siglas con las de la casa matriz, las de la organización a que pertenece: PSOE. Así, la forma correcta de referirnos a ellos sería la siguiente: UGT-PSOE. Procuraré no olvidarlo en lo sucesivo.

Pero es Comisiones Obreras, CCOO, la que está estos días en el punto de mira, y más concretamente su secretario general, Ignacio Fernández Toxo, quien según La Gaceta preparó la huelga general a bordo de un crucero de lujo en aguas del Báltico.


Un crucero, se ha dicho estos días, está al alcance de todos los trabajadores de clase media. Es verdad. Yo podría pagármelo. Cuatro mil ochocientos euros dice la prensa que ha costado. Otra cosa es si debo, porque en mi vida hay muchas otras prioridades: ahorrar para un futuro que se intuye incierto, los hijos… Para que yo pudiera pagármelo, no sólo debería tener ese dinero, que no es tanto para un trabajador, sino resueltas las demás prioridades, que, efectivamente, no tengo resueltas y que son para mí, como para muchos, motivo de inquietud. Parece claro que Toxo no sólo tiene ese dinero sino resueltas sus otras inquietudes o prioridades.

Y sin olvidar, por supuesto, que hay muchos millones de trabajadores y parados que no es que no deban sino que ni siquiera pueden permitírselo.

¿Dimitirá Toxo? ¿Se lo pedirán sus compañeros? "Compañeros" creo que se llaman entre ellos. ¡Vaya con el "compañero" Toxo!

El escrutinio de los sindicatos está resultando revelador. O lo que es lo mismo, no soportan un mínimo escrutinio sin que su imagen se derrumbe estrepitosamente:





Quizás eso explique que Toxo pueda permitirse un crucero por el Báltico. Y es por eso que yo jamás he gastado esa cantidad de dinero en mis vacaciones.  Y explica, por supuesto, el profundo desprecio que me merece ese personajillo.

En el muy recomendable blog Paisse, que lleva desde 2006 predicando que este país se va a la mierda, se indican una serie de argumentos, pienso que incontestables, para no ir a la huelga del 29 de septiembre.

· Porque me descontarán el día del salario y no está el horno para bollos.

· Porque mi empresa no tiene la culpa de que, por culpa de la especulación financiera a nivel global y gracias a la pésima gestión de ZetaParo negando la crisis primero y tratándola de ocultar después, la situación se haya deteriorado hasta tal punto.

· Porque no va a servir para nada, el gobierno (este y el que vendrá después) ya han tomado la decisión de adoptar esas medidas que sí, que perjudican los derechos de los trabajadores, y que me temo no tienen marcha atrás. Y lo que nos queda por sufrir. Estamos sentenciados y sin derecho a pedir el último deseo.

· Porque los sindicatos han sido cómplices en todo este engaño, actuando con seguidismo y sumisión al gobierno. Ahora pretenden lavarse la cara con una huelga general que no servirá para nada, solo para limpiar sus conciencias.

· Porque los sindicatos solo aparecen por mi lugar de trabajo una semana antes de las elecciones a delegados de personal y desaparecen misteriosamente hasta las siguientes.

· Porque cuando la crisis empezó y las empresas privadas empezaron a resentirse y por extensión también lo hicieron sus empleados, como yo, los sindicatos no dijeron ni mu, seguían apoyando ciega y sectariamente a "su" gobierno. Solo se han movilizado para defender a los funcionarios, y con poco entusiasmo, más que nada para cubrir el expediente.

· Porque mi opinión sobre el funcionamiento y los objetivos de los sindicatos en la actualidad es pésima. Sería incoherente por mi parte participar en cualquier acto organizado por estos señores.

· Porque en los años que llevo trabajando nunca he tenido la oportunidad de ver que los sindicatos (me refiero en la actualidad) hayan hecho algo por los trabajadores, salvo cobrarle las cuotas a sus afiliados.

· Porque no me creo que los sindicatos actuales estén contra el sistema, sino que forman parte de él y están muy preocupados por no perder su trozo de pastel. Yo no voy a hacerles el trabajo sucio.

Razones todas ellas que se pueden sumar a la información sobre la financiación de los sindicatos y los ingresos de sus dirigentes.

Luego, ante la convocatoria, que cada cual actúe como crea que debe hacerlo. Pero yo hay gente a la que no le acepto ni una invitación a comer.

Mi dignidad no me permite relacionarme con sinvergüenzas, ni mucho menos dejarme utilizar para sus propósitos. E imaginen, después de leer esta colección de noticias, cuanto tiempo permanecería en mis manos el carnet de sindicalista, si lo tuviera, antes de arrojarlo hecho trizas a la papelera.

PD.: Y por si algo faltaba, lean este argumento máximo:


¿No creen muy recomendable mandarles a la mierda? No servirá de nada, pero permite un saludable desahogo.
.

miércoles, septiembre 15, 2010

Los parados que trabajan por su país

Cuando definí a Zapatero como un tonto esférico creí haber agotado todas las posibilidades expresivas respecto a la amplitud y profundidad, casi insondables, de su estupidez.

Pero no, el hombre sigue sorprendiéndome. Ese es su verdadero peligro: no su maldad, sino su estupidez. Peor aún: una estupidez armada de una fe inquebrantable en no se sabe qué y dispuesto a dar satisfacción a sus obsesiones personales antes que a nuestras necesidades.
.

.
"Con una nueva mirada , con una nueva óptica..."

Observen, por favor, la cara de trascendencia que pone al decirlo... Me desalienta pensar que todavía, según indican las encuestas, puede haber más de ocho millones de personas dispuestas a votar a semejante personajillo, tan intelectualmente liviano e intrascendente. ¿Puede ponerse la gobernación de un país en semejantes manos?
.





Es urgente librarse de semejante inútil, que nos avergüenza allá donde va.

Hagamos de las próximas autonómicas y municipales unas primarias. La debacle del PSOE ha de ser tal, que sean sus propios militantes quienes lo echen del poder.
.

martes, septiembre 14, 2010

La carta

“Sé que al final acabaré ciscándome públicamente en la puta madre de alguien, y la liaremos”.


Sin comentarios.
.

lunes, septiembre 13, 2010

Las mentiras de la crisis

Siguen las entregas de UGT tratando de calentar el ambiente para la huelga convocada el día 29 de septiembre.
.

.
La campaña ha dado lugar a muchos comentarios, con interesantes coincidencias. Vean éste, magníficamente bien escrito y que coincide en la valoración y fotografía con el mío:

UGT presenta una serie de videos con anterioridad a la próxima huelga general

Para mearse en las bragas

Cándido Méndez se niega a informar del coste de los vídeos, que no han sido pagados con las cuotas de los afiliados, que no llegan ni para pagar la luz de las dependencias sindicales, sino con el dinero de nuestros impuestos que religiosa y abundantemente les regala el Gobierno. Ese Gobierno contra el que van a convocar la huelga. ¿No tenemos derecho a saber cuánto han costado esos vídeos y cuánto ha cobrado Chiquilicuatre por ellos?

De momento, los sindicatos ya han realizado una demostración de fuerza en el Palacio de Vistalegre, en el barrio de Carabanchel (Madrid) que al parecer ha supuesto toda una sorpresa para el Gobierno.

Vistalegre se viste de rojo ante el 29-S

En ese palacio multiusos, donde se celebran corridas de toros, conciertos o partidos de baloncesto, han tenido lugar algunos de los mítines más multitudinarios de José Luis Rodríguez Zapatero. En esta ocasión se oyeron gritos pidiendo su dimisión, tanto más sorprendentes cuanto que procedían de unos delegados sindicales, que o son unos ingratos con Zapatero o unos despistados que no entendieron las consignas. Quizás no han visto los vídeos y no se han enterado de que la culpa de todo es de la derecha, los banqueros y los empresarios. Que Zapatero no tiene nada que ver. Que todo lo que ha hecho lo ha hecho por nuestro bien y a su pesar.

El ambiente, no obstante los gritos contra Zapatero, no es de huelga.

Se desinfla el apoyo a la huelga general

La afluencia masiva de delegados sindicales al acto de Vistalegre no es demostración de su implantación, sino de la dimensión (desproporcionada, carísima y urgentemente revisable) de sus aparatos.

PD: Por ejemplo, algo a revisar con urgencia:


Lean los comentarios. Son reveladores de la consideración generalizada que merecen los sindicatos.
.

domingo, septiembre 12, 2010

Eligiendo nombre para la nena en 2012

–Bueeeno..., pues ya sólo te quedan dos mesecitos para dar a luz– le dice el tocólogo a su paciente. –¿Habéis elegido ya el nombre que le pondréis a la niña?

–Todavía no. Hasta que no pasen las elecciones, no le pondremos el nombre.

–¿¡Y eso!?... – pregunta sorprendido el médico.

–Pues sí; porque según el partido que gane, así será el nombre que le pongamos a la nena.

–¡Pero ¿cómo?! ¿Vais a llamar a la cría PP o IU o PSOE o CIU...?

–No, no. Si gana el Partido Popular, la llamaremos Remedios. Si gana Izquierda Unida, la llamaremos Milagros. Si gana Convergencia y Unión, la llamaremos Dolores. Pero si vuelve a ganar el Partido Socialista la llamaremos:

¡¡¡ S O C O R R O !!!
.

Todo lo que consentimos

La frase no es mía, pero la he dicho muchas veces: la crisis moral siempre antecede a la crisis económica. Y seguramente hay una relación de causalidad entre ambas. Es una constante histórica.

He aquí una interesante imagen del fangal en que nos hallamos, que no es precisamente un estanque dorado, y un pormenorizado, aunque sin duda incompleto, muestrario del parasitismo que soportamos:



La crisis moral no consiste en los manejos que se despliegan en el blog o, desde la espantada incredulidad, en el artículo de Trasobares, que siempre los ha habido y los habrá, sino en el hecho de que la sociedad aragonesa permanezca impasible, resignada ante el expolio, intensamente parasitada y sin reacción apreciable. Poco podemos hacer, pero si en las próximas elecciones esos personajes que se muestran en el blog y en el artículo no desparecen de nuestra vida pública por la voluntad inequívoca y enérgica de los aragoneses, nos mereceremos todo lo que pueda pasarnos: como poco, la ruina económica y el envilecimiento moral.

Y habrá que recomendar a nuestros jóvenes que en cuanto puedan hagan las maletas y huyan de esta tierra, buscando otra más decente en que vivir.
.

viernes, septiembre 10, 2010

El Archivo de la Corona de Aragón

El Tribunal Constitucional ha desestimando el recurso del Gobierno de Aragón contra el nuevo Estatuto de Cataluña en lo referente al Archivo de la Corona de Aragón.

ACA-bóse

La Disposición Adicional Decimotercera sobre fondos propios y comunes con otros territorios dice lo siguiente:

Los fondos propios de Cataluña situados en el Archivo de la Corona de Aragón y en el Archivo Real de Barcelona se integran en el sistema de archivos de Cataluña. Para la gestión eficaz del resto de fondos comunes con otros territorios de la Corona de Aragón, la Generalitat debe colaborar con el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón, con las demás Comunidades Autónomas que tienen fondos compartidos en el mismo y con el Estado a través de los mecanismos que se establezcan de mutuo acuerdo.

Es decir, el Estatuto dispone que haya fondos “propios” de Cataluña y para cuya gestión no debe -no tiene la obligación de- colaborar con el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón.

Sin embargo, y según lo que indica Wikipedia -lo que no es garantía frente a los errores- la titularidad del Archivo corresponde al Ministerio de Educación y Cultura del Gobierno de España. No obstante, ahora hay dos ministerios que se reparten esas competencias: Educación y Cultura. ¿Corresponde por tanto la titularidad al Estado español? ¿Y no puede decidir el titular quién gestiona el archivo?

La disposición adicional del Estatuto significa, a mi juicio, un intento claramente desleal de excluir o limitar, de forma unilateral, las competencias del Patronato sobre una parte importante de los fondos del Archivo. ¿Quién decidirá y con qué criterios qué fondos son propios de Cataluña?

No obstante, hay un precedente que pasó inadvertido en su momento: la Ley 1/2001, de 13 de julio, de archivos y documentos, en cuyo artículo 20 se indica lo siguiente: El Sistema de Archivos de Cataluña está integrado por los siguientes archivos: a) El Archivo de la Corona de Aragón…

Lamentablemente, los fondos existentes en Aragón se perdieron durante la guerra de la Independencia, tal y como señala la Gran Enciclopedia Aragonesa:

El Archivo del reino de Aragón que estaba en las casas de la Diputación de Zaragoza, junto a La Seo, fue bombardeado por los franceses y destruido durante la guerra de la Independencia. Se salvaron algunos documentos, pero los que procedían del Archivo real (del Virrey y del Consejo de Aragón) se perdieron.

Pero lo que me ha sorprendido es que en el Estatuto sólo se habla de los fondos propios y de los que son comunes con otros territorios de la Corona de Aragón. Pero, ¿hay otros fondos que no puedan incluirse en ninguna de esas dos categorías?

Por ejemplo: existe una copia coetánea (de 1492) de las “Capitulaciones del Almirante don Cristóbal Colón”, conocidas popularmente como “Capitulaciones de Santa Fe”,en el Registro de Cancillería de los monarcas aragoneses, conservada actualmente en el Archivo de la Corona de Aragón, en Barcelona. Me cuesta creer que un documento capital de la Historia de España pueda considerarse  perteneciente a alguno de los territorios de la Corona de Aragón, o incluso a todos ellos, y no, como creo que realmente es, de todos los españoles.
.
.
Voy a eludir la polémica porque no soy especialista en la materia y el asunto me parece enormemente enrevesado desde los puntos de vista legal e histórico. Sólo puedo constatar el empeño porque cada vez haya menos cosas comunes entre los catalanes y el resto de los españoles. Y que las que hasta ahora considerábamos comunes (fondos de origen catalán del archivo de Salamanca) pasen a ser sólo suyas. Con la complacencia de Zapatero, el socialista solidario.
.

jueves, septiembre 09, 2010

El conde de Aranda

Se llamaba Pedro Pablo Abarca de Bolea y aún hoy día es imposible sustraerse a su memoria y a la influencia de su obra, aunque nos pase inadvertida por desconocimiento. Se le suele llamar de forma más abreviada el Conde Aranda.

En este último año he tenido varios encuentros con el personaje. O más bien con su huella, que la dejó abundante.

Hay en Zaragoza una importante calle, que yo siempre conocí como General Franco, y que tras el advenimiento de la democracia fue llamada Conde Aranda. Ignoro si se llamaba así antes. Supongo que sí. Hoy recibe un nombre popular distinto: Avda. de Marrakech, no sé si a raíz de la plantación de varias docenas de palmeras en su última remodelación o más bien ante la invasión pacífica pero intensa de magrebíes que por las tardes pueblan las aceras en interminables tertulias y que han abierto multitud de establecimientos con inconfundible sabor musulmán, que los españoles no frecuentamos. Yo camino con frecuencia por ella, de un extremo al otro. Y es larga.

Pues bien, no hace mucho el ayuntamiento instaló un busto del Conde de Aranda, e igualmente algunos comerciantes zaragozanos de la calle, los de toda la vida, pusieron réplicas de menor tamaño en sus escaparates. Los magrebíes, por supuesto, ignoran quien fue el personaje. Y la mayoría de los zaragozanos también. El de la foto que encabeza el artículo se encuentra en la esquina de las calles Conde Aranda y César Augusto. Por cierto, que la inscripción de la placa conmemorativa contiene algún error.

También paseo a menudo en bicicleta por las orillas del Canal Imperial de Aragón que fue en su momento la obra hidráulica más importante de Europa, y en la que también volcó su mecenazgo el Conde Aranda, aunque realmente se construyó bajo el gobierno de su antecesor y rival, el conde de Floridablanca. Sin olvidar al verdadero artífice, D. Ramón de Pignatelli.

El Conde Aranda nació en Siétamo, que es un pueblo situado a pocos kilómetros de Huesca, en la carretera hacia Lérida. Un sitio donde siempre entro a comprar tortas de manzana en el obrador que hay junto al lavadero. Las mejores que he probado nunca. Es por eso que no perdono ninguna oportunidad. Antes la carretera pasaba por el mismo pueblo, pero aunque ahora hay que desviarse mínimamente, creo que merece la pena entrar. No sé si esas tortas o parecidas ya se hacían cuando el conde nació. Quiero pensar que sí.

Y antes del verano, estudiando la historia de la presencia española en el territorio de lo que hoy es Estados Unidos, donde permanecimos durante siglos con una fuerza exigua, pude leer la valoración del Conde Aranda de la independencia americana, ya para entonces cargado de conocimientos y experiencia, donde demostró una clarividencia que sólo les está reservada a los grandes estadistas, que han de ser además para ello, como condición indispensable, grandes pensadores. El Conde Aranda lo era, sin duda.

Copio de Wikipedia el texto de su carta al rey Carlos III sobre este asunto, que es muy conocido, y que resultó premonitorio:

“Esta república federal nació pigmea, por decirlo así y ha necesitado del apoyo y fuerza de dos Estados tan poderosos como España y Francia para conseguir su independencia. Llegará un día en que crezca y se torne gigante, y aun coloso temible en aquellas regiones. Entonces olvidará los beneficios que ha recibido de las dos potencias, y sólo pensará en su engrandecimiento... El primer paso de esta potencia será apoderarse de las Floridas a fin de dominar el golfo de México. Después de molestarnos así y nuestras relaciones con la Nueva España, aspirará a la conquista de este vasto imperio, que no podremos defender contra una potencia formidable establecida en el mismo continente y vecina suya”.

Realmente los Estados Unidos no era una república pigmea, ni siquiera en su nacimiento. Si hubiera sido pigmea no hubiera podido nacer, ni con ayuda. Lo era frente a las potencias europeas, pero no en el contexto americano. Su población era con diferencia la más abundante de la zona, mucho más que la española o la francesa, y era ya entonces mucho más culta que la de la metrópoli inglesa, y por ello mismo con más iniciativa y capacidad de progreso. En esas fechas era un país con una sociedad organizada y una economía pujante y en expansión. Algo que ni españoles ni franceses tenían al norte del río Grande, siempre precaria, aunque tenazmente, establecidos.

Pero sigo con Wikipedia:

La solución que proponía, y que nunca fue escuchada, para neutralizar a esta nueva colonia fue la siguiente:

“..Que V.M se desprenda de todas las posesiones del continente de América, quedándose únicamente con las islas de Cuba y Puerto Rico en la parte septentrional y algunas que más convengan en la meridional, con el fin de que ellas sirvan de escala o depósito para el comercio español. Para verificar este vasto pensamiento de un modo conveniente a la España se deben colocar tres infantes en América: el uno de Rey de México, el otro de Perú y el otro de lo restante de Tierra Firme, tomando VM el título de Emperador. (…)”

Días más tarde de aquellas lecturas mías, ya en el verano, visité de nuevo el monasterio de San Juan de la Peña, y esta vez con la compañía de una amable guía, quien nos mostró el sepulcro del Conde Aranda. Yo desconocía que sus restos reposaran allí. Me interesó particularmente, precisamente por tener sus palabras frescas en mi memoria. Los huesos de don Pedro Pablo estaban allí, a pocos centímetros, al otro lado de la lápida.

Copio de nuevo:

“Su cadáver recibió primeramente sepultura en el monasterio de San Juan de la Peña, y posteriormente fue trasladado al Panteón de Hombres Ilustres, situado en la iglesia de San Francisco el Grande de Madrid. Finalmente, en 1985, los restos mortales del conde de Aranda fueron devueltos al monasterio de San Juan de la Peña, y actualmente descansan en el Panteón de Nobles del citado monasterio altoaragonés”. Al parecer, era voluntad del conde, y así lo dejó escrito, ser enterrado en el monasterio.

Esa foto es de la lápida de la familia Abarca de Bolea, en el Panteón de Nobles. Observen las abarcas en bajorrelieve (alpargatas de esparto que usaban los agricultores):

.

Y este es el sepulcro del conde:
.

Antes he dicho que la inscripción que acompaña al busto instalado por el Ayuntamiento de Zaragoza en la calle Conde Aranda contiene, al menos, un error. Efectivamente, en ella se dice que el X Conde Aranda alcanzó un lugar imperecedero en el Panteón de Hombres Ilustres. La placa está fechada en el año 2004 y, como queda dicho, ya entonces los restos del conde reposaban en San Juan de la Peña. No sé si en el Panteón existe alguna referencia al Conde Aranda, pero de haberla, ese será el único lugar imperecedero alcanzado en él.

Es curioso y una muestra del grado de disgregación histórica y cultural a que ha llevado el régimen autonómico a nuestro país que con la única excepción, creo, de los restos de José Canalejas, todos los demás que un día reposaron en el Panteón de Hombres Ilustres han sido reclamados y devueltos a sus ciudades de origen. Una notable diferencia con el panteón de la Abadía de Westminster en el Reino Unido. No obstante, cabe señalar que en el caso del Conde Aranda el traslado de sus restos al monasterio de San Juan de la Peña se hizo respetando su voluntad, pero creo que en la inscripción que cito hubiera sido conveniente señalar donde reposan realmente.

Y finalmente, un mes más tarde de aquella excursión al monasterio, en una visita al Museo del Prado tuve ocasión de detenerme frente a un enorme cuadro que mostraba a un pomposo rey francés, con lujosos ropajes y facciones vulgares, con papada: Luis XVI. Me conmovió saber el destino que le aguardaba -la guillotina- y que el hombre desconocía cuando posó para el retrato. Y allí, meditando en esas cosas, reparé en un plaquita del marco, con una inscripción donde, en francés, explicaba que era un regalo hecho en 1783 por su majestad al Conde Aranda, embajador de Carlos III en Francia. El cuadro realmente es una de las múltiples réplicas que se hicieron del original, pintado por Antoine-François Callet, y pasado el tiempo fue comprado por Isabel II y llevado finalmente al museo.

Fruto de sus gestiones como embajador en aquella época convulsa fueron la devolución de Menorca en el tratado que puso fin a la guerra de independencia de los Estados Unidos, así como de otros territorios ocupados por los ingleses: la Florida, y partes de la costa centroamericana. A cambio hubo que devolver las Bahamas. No se pudo recuperar la soberanía sobre Gibraltar.

A pesar de que fue sin duda un hombre admirable, no estoy seguro de que de haber sido coetáneo suyo hubiera estado de acuerdo con su política de restitución de viejas instituciones como el Consejo de Estado, en contra de la estructura, a mi juicio más moderna, que dejó el conde de Floridablanca, de la Junta Suprema de Estado, que era una especie de Consejo de Ministros. Pero no soy especialista en la materia. También tuvo que ejecutar la expulsión de los jesuitas, que fue una decisión heredada de Floridablanca.

Así pues, en estos últimos meses no he hecho otra cosa que encontrarme con la huella de don Pedro Pablo, paseando por las mismas calles donde él paseó siendo niño, leyendo lo que dejó escrito siendo adulto, viendo cotidianamente su rostro al pasear por la calle, disfrutando de las infraestructuras que impulsó, deteniéndome ante su tumba o contemplando un cuadro que en tiempos fue suyo.

Voltaire dejó dicho de él: “con media docena de hombres como Aranda, España quedaría regenerada". Pero lamentablemente parece que no fue posible hallar media docena como él.

Ni quizás tampoco ahora.
.

Número de visitas