lunes, junio 14, 2010

El verdadero Zapatero

Somos muchos los que nos hemos devanado los sesos tratando de averiguar qué, quién o cómo es Zapatero.

Ya saben mi diagnóstico inicial, al que realmente tardé en llegar al menos dos años, tras un largo periodo de perplejidad. Me hacían falta tres palabras, ni una más ni una menos: sectario, irresponsable y mendaz. Luego me di cuenta de que necesitaba una cuarta: tonto, muy tonto.

Siempre presumí de saber cuando mentía Felipe González. Porque Felipe González, lo digo para los más jóvenes, que no lo conocieron, mentía mucho, constantemente,... pero se le notaba. Ponía un rictus especial, era consciente de que mentía y un gesto mínimo de la cara le delataba. Yo lo señalaba con el dedo cuando lo veía en la televisión: “¡Ya está!”, decía, “¡míralo, está mintiendo!”

Con Zapatero no lo he conseguido, aunque es obvio que miente, y más todavía que Felipe González. Los hechos lo demuestran una vez tras otra. Ha mentido siempre. Pero no hay rictus, no hay gesto que le delate. Y es que quizás no miente. Quizás se cree sus propias mentiras, quizás está convencido de ellas. Y bien mirado, eso es aún más peligroso porque estaríamos ante un iluminado. (En cualquier caso, aunque nos ha mentido a todos, sólo ha engañado a quienes le han votado)

Pero para indagar en la personalidad de Zapatero, lean esta genial descripción:

"¿Se puede ser un líder y carecer de personalidad? Creo que de la respuesta a esta cuestión saldrá la clave para entender no sólo una personalidad tan fascinante como la de Zp, sino la sustancia de la que está hecho el populismo de los españolitos.

Zp se muere por gustar...”

Y la conclusión: “No hay contradicción entre falta de personalidad y capacidad de liderazgo. Y menos cuando se gobierna sobre un colectivo indolente, el líder patológico también lo será.”

(Observen, y esto va especialmente dirigido a mis lectores aragoneses, que esa conclusión es perfectamente válida para Marcelino Iglesias)

El artículo completo es este: El líder patológico

Y esta otra descripción, que desde otro enfoque es notoriamente coincidente con la anterior:

“Señores, les he mentido desde el principio, pero, en mi descargo, tengo que decirles que lo he hecho desde mi creencia sincera en su estupidez. No me malinterpreten: yo no soy mejor que ustedes. En realidad, yo no soy nada: no soy más que una emanación de sus sentimientos.”

Si quieren seguir leyendo, éste es el enlace: Carta abierta de Zapatero a sus votantes

Pero fíjense que hasta un personaje tan lúcido y tan de vuelta de todo como debería ser José María Carrascal, quien, siendo un sabio, sabe todavía más por viejo, se pregunta por el misterioso liderazgo de Zapatero:

“Uno de los mayores misterios de la política española ha sido la popularidad que Zapatero ha conservado a lo largo de estos años pese a lo desastroso de su gestión”.


Aunque quizás yo tampoco fuera desencaminado cuando me referí a la “insoportable levedad del ser”.
.

1 comentario:

Eva dijo...

Zapatero ser un iluminado és ser un extraterrestre ???

Respondo sí


Número de visitas