lunes, enero 19, 2009

El semidios (o la insoportable levedad del "ser")

Correr por la arena sin dejar huella no es algo que esté al alcance de todos los mortales.

No se puede dejar algo tan serio como la gobernación de un país en manos de alguien así. Nos tendría que haber servido de aviso.
.

10 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Completamente de acuerdo.
Es algo tan liviano,insulso,como peligroso a la vez.
Es un auténtico cáncer que está provocando una metátasis en la economia y en la sociedad
española,que puede concluir de forma dramática y funesta.

Anónimo dijo...

oroel dijo (hace poco)...
Si se cumple esa sombría predicción no bastaría con un simple cambio de gobierno. Hará falta un cambio de régimen. Posiblemente nuestra actual situación no la ha causado el irresponsable de Zapatero, que sólo la habría precipitado, sino las estupideces acumuladas en los últimos treinta años de régimen democrático.

Y olé!

Oroel dijo...

Al amable Anónimo:

Y más adelante, como complemento a ese comentario escribí:

"No quisiera que alguien extrajera de mi comentario una conclusión equivocada: que estoy sugiriendo, o muchos menos deseando, el fin de la democracia en nuestro país. No me refiero a eso, en absoluto. Cuando hablaba de cambio de "régimen", quizás debiera haberme referido al cambio de "sistema". Porque me refería, o me quería referir, concretamente al autonómico".

Si estás extrayendo o pretendes que alguien extraiga una conclusión errónea y precipitada de ese comentario, a pesar de mi aclaración posterior, no dudaré en llamarte mezquino, creo que más que justificadamente. Espero que no sea el caso.

plumero a la vista dijo...

...que se te ve el plumero tío...
La explicación a tu desliz me parece igual de grave que la del cambio de régimen.
Si fuera un pipiolo que nació en el año 1990 aún me lo podría creer, pero lamentablemente (para ti) somos una generación de millones de españoles los que conocimos la realidad de los años 70 y estamos viviendo la realidad del nuevo siglo XXI.
Y chico... NO HAY COLOR.
Así que si quieres un cambio de régimen te piras a África (con perdón para ese maravillosos continente), te haces amigo de un comandante, dais un golpe de estado, ponéis vosotros las reglas, y que seas feliz. Pero a nosotros no nos toques los cojones, no los democráticos, no los autonómicos.
Que ya vale de tontos.

Oroel dijo...

Al del plumero:

En una cosa debo darte la razón: ya vale de tontos.

Mi desliz fue tan elemental como emplear la palabra “régimen” en lugar de “sistema”. Y me apresuré a aclarar que me refería al “sistema autonómico”, para que nadie pudiera interpretar que me refería al “régimen democrático”. Tan sencillo como eso. Podría haber borrado mi intervención y haberla rectificado, pero quise ser intelectualmente honrado.

Por si tienes alguna duda (que no debieras), soy intachablemente demócrata. Y si te permites dudarlo, como efectivamente te permites -de forma grosera, además- , yo con la misma legitimidad (o quizás más, a la vista de la endeblez de tus argumentos) puedo dudar de que tu coeficiente intelectual alcance un mínimo razonable.

Yo he conocido la realidad española de los años 70 y la de antes incluso, y efectivamente: no hay color. Me gusta la democracia. Amo la democracia. Y no añoro, en absoluto, aquel régimen, en el que yo viví mi infancia y mi juventud.

Confundir democracia con autonomía es un error que nadie con un mínimo de cultura política debiera permitirse. Lo que demuestra que no posees ese mínimo de cultura política. Es más, tu exhortación a que me “pire” a África demuestra incluso la escasa profundidad de tus convicciones democráticas.

Tu confusión entre democracia y autonomía supone negarle legitimidad democrática a los Estados centralizados, cuando el sistema autonómico no se trata más que de un sistema de descentralización política y administrativa, que puede ser democrático o no, eficiente o no, respetuoso con los derechos ciudadanos o no. ¿Difícil de entender?

Nuestro sistema autonómico presenta algunas -bastantes- insuficiencias y contradicciones que considero incompatibles con la verdadera democracia. Señalaré algunas: 1) Nuestra Constitución reconoce los “derechos históricos” de algunas comunidades, cuando yo considero que la Historia nunca puede ser fuente de derechos y que ese es un concepto profundamente antidemocrático. 2) Nuestro sistema autonómico ha consagrado diferencias jurídicas y económicas que no debieran ser admisibles en democracia: ha acabado siendo asimétrico. No todos los españoles somos iguales en derechos. 3) Nuestro sistema autonómico se ha revelado profundamente ineficiente y ruinoso. 4) Nuestro sistema autonómico va a hundir nuestro régimen democrático. Eso es lo que pienso y digo, en ejercicio de mi derecho a opinar libremente. Creo que ello no sólo no cuestiona mis convicciones democráticas sino que las completa y aclara. Yo soy capaz de enunciar lo que pienso con cierta solvencia. Y si alguna vez soy impreciso, trato de corregirlo de forma inmediata, aunque insuficiente para los obtusos o malintencionados.

¿O a ti te parece democrático que los ciudadanos de unas regiones españoles se beneficien de unos supuestos derechos históricos que no alcanzan a todos? ¿O que no todas las comunidades tengan el mismo nivel de transferencia del IVA, por ejemplo? A mí, claramente, no.

Imagino que no te bastarán ni convencerán mis explicaciones, pero considero que en ello tienen más culpa tus insuficiencias que mis convicciones. Te estoy brindando, junto con mis preguntas, la posibilidad de responder y la oportunidad de retratarte. No la desaproveches.

se te ve el plumero... dijo...

Vale, esa es tu opinión.
Aclarado lo del cambio de régimen.
Pero tú también debes aceptar que tu opinión es tan minoritaria que no la defiende ningún partido político. ¿la desparición del estado autonómico? yo creo que eso no lo defienden ni los partidos de u-derecha.
No entiendes a españa. No la entiendes. te invito a que te pires a África, porque quizas allí encuentres el modelo que aquí buscas, y nunca encontrarás. Esto es España, la conformada por las Castillas, Euskadi, Aragón y compañía. Lee, estudia, entiende, lo que somos y cómo somos. Mientras no lo entiendas, seguirás errando, irás contracorriente, y te estarás engañando.

se me olvidaba... dijo...

ah! y lo peor de todo:
estarás confrontando, sí confrontando, eso que al final, al final... provoca "daños colaterales" que son esos que saltan por los aires y sufren sin saber por qué.
Todo porque hubo gente que se sentía con el derecho a implantar sus ideas, porque estaban convencidos de que eran las mejores. En los dos bandos, los centralistas y los periféricos.
A todos vosotros (a los 2), os digo en nombre de aquellos que puedan sufrir en el futuro las nefastas consecuencias de vuestros delirios: iros a la mierda, con vuestros cambios de régimen, de sistema, de constitución, y de la madre que os parió.

Oroel dijo...

Querido “se te ve el plumero”:

La gente que visita este blog suele demostrar un más que aceptable nivel intelectual y bastante educación y tolerancia. No obstante, de vez en cuando entra alguien que no responde a esos patrones. Pero aquí no se censura a nadie, como habrás visto. Sin embargo, debo advertirte que si bien soy un liberal comprometido y militante, ello no significa que sea blando de corazón. No lo soy, en absoluto. Y por eso, cuando alguien entra en mi blog diciendo estupideces o con un comportamiento descortés le hago saber cuán estúpido y descortés me parece. Es tu caso ahora. Te toca. De la gente poco inteligente que ha entrado en este blog, tú eres uno de los que menos. Debo decírtelo, por si hubiera alguna posibilidad de enmienda, aunque lo dudo. La inteligencia crece poco y arduamente, con mucho esfuerzo y muy constante, dicen.

He intentado explicarte que la descentralización política y administrativa no tiene nada que ver con las derechas o las izquierdas, inútilmente. El que la reversión del sistema autonómico no la defienda ningún partido no quiere decir que la mía sea una opinión minoritaria, ni mucho menos. Mi experiencia cotidiana me demuestra lo contrario. El problema que cada vez más gente percibe es el distanciamiento de los partidos de los ideales de sus votantes. El hartazgo de las autonomías es una opinión cada vez más extendida... y creciendo. La defensa de las autonomías por gente como tú, con ese nivel argumental, las desacredita. Sólo las defienden ya los tontos.

Y esa indicación de que “confronto”... ¿Debo callar mis opiniones porque alguien se sienta confrontado conmigo? ¿Debo abdicar de mis principios por ello? ¿Son más válidos los principios y opiniones de los demás, hasta el extremo de que yo debo silenciarme? ¿Y debo hacerme además responsable de los “efectos colaterales” que algún cafre produzca? Porque, querido amigo, esos cafres son seres dotados de voluntad y discernimiento, no son fieras ciegas que yo haya provocado. Por lo tanto, sus actos son de su estricta y exclusiva responsabilidad, no mía ni de los que piensan como yo por exponer libre, legítima, pacífica y democráticamente nuestras ideas.

No sólo eres un tonto integral, sin matices, sino además desalentadoramente antidemócrata.

Lee, estudia, entiende... ¿Te aplicas tú esa receta? Lo dudo.

cafre con plumero dijo...

Que tú me mandes a la mierda utilizando 40 líneas con manida y aburrida retórica y yo lo haga simplemente con 4 palabras no significa que tú seas más listo que yo (más bien todo lo contrario).
Tú eres uno de esos cafres que producen daño a medio plazo. Y lo peor de todo, es que lo sabes.

Oroel dijo...

Eres un tonto, sin matices.


Número de visitas