martes, enero 20, 2009

Compatriotas

¿Alguien imagina que el discurso de un presidente español, o de un político español, pudiera comenzar así, por esta palabra: compatriotas? My fellow citizens.

Discurso de investidura de Obama.

Tampoco sería esperable que un político español -quizás tampoco ningún otro europeo- cite las Escrituras en un discurso y quizás menos todavía que un político español se atreva a recordar a los héroes de la patria, como ha hecho Obama (a los que lucharon y murieron en Concord, Gettysburg, Normandía o Khe Sahn o a los yacen en el cementerio nacional de Arlington).


Y esto nos lo podría haber dicho a nosotros: “Porque allí donde miremos, hay trabajo que hacer”. Aunque quizás nosotros tengamos mucho más trabajo y más arduo.


.

7 comentarios:

Joven Madrileño dijo...

De momento tengo desconfianza con Obama, me parece qeu demasiados logros (que se dan por supuesto) se le atribuyen sin ni siquiera llevar un mes en el cargo, pero hay que reconocer que la democracia de EEUU digan lo que digan tiene para presumir: el presidente electo y recien jurado el cargo casi, particpando en un fiestorro homenaje a McCain, eso dice mucho de ese país y muy poco de este en comparación con sus políticos.

Oroel dijo...

Tampoco yo espero mucho de Obama. Es sólo un hombre y cometerá errores.

Pero me gusta la liturgia democrática americana. Compatriotas... Suena bien.

expoobras2008 dijo...

No creo que suponga un cambio radical, no es un revolucionario, es otro presidente de EE.UU. Es verdad que por ser negro el efecto de "cambio" puede ser mayor, el sueño americano cumplido en la persona de Barack Obama.

Cambios habrá, tanto en temas internos americanos -muchos de los cuáles afectan al resto del mundo- como en los referente a la posición de EE.UU en conflictos internacionales. Pero, como digo, sin dar un giro radical.

Lo que puede ser importante es la dosis de confianza que puede transmitir a diferentes sectores, y que esto se traduzca en una mejora de la situación actual de crisis económica en occidente. Porque es la variable "confianza" la que está rompiendo los cálculos macroeconómicos.

En cuanto a la influencia de la elección de Barack Obama en España, pues muy limitada. Nos afectará como al resto de Europa, supongo. Lo que ocurre es que desde el PSOE y los medios de comunicación se ha intentado realizar una similitud entre José Luis Rodríguez Zapatero y Barack Obama, para ensalzar la figura del actual presidente español, y de paso no hablar demasiado de la crisis en este nuestro país.

Oroel dijo...

Yo tampoco creo, efectivamente, que suponga un cambio radical. Una sola persona no puede hacer cambiar tantas cosas, aunque siempre es más fácil cambiarlas para empeorar que para mejorar. Cuesta abajo todo va más rápido. El aumento de la entropía no requiere tanta energía como su disminución. Una ley universal. Zapatero es la demostración definitiva.

La pretendida similitud de Obama y Zapatero causa hilaridad. Zapatero es único, incomparable, pero está mucho más cerca del populismo de alguno de los gobernantes sudamericanos que de Obama. Basta leer el discurso de toma de posesión de este último para darse cuenta de que no tienen nada que ver. Obama está mucho más cerca de la derecha española, dejando de lado, obviamente, los evidentes complejos de ésta y que aquel no tiene. Pero, ¿alguien imagina a Zapatero llamando compatriotas a sus compatriotas, o citando a los héroes de la patria o las sagradas Escrituras? No sería Zapatero.

Por lo demás, Obama es una incógnita.

samueldl dijo...

Si hay algo que me ha impresionado sobremanera ha sido la sentencia, elocuente en sí misma e inimaginable por estos pastos, amén del patriotismo americano: "No vamos a pedir perdón por nuestro estilo de vida". Por mucho que le pese a nuestra progresía aplatanada y antiamericana...en esos Estados Unidos que tanto desprecian existe un valor irrenunciable, una línea vertebradora llamada "Patria"

Este Obama que tanto ilusiona ("Nadie promete tanto como aquél que sabe que no va a cumplir nada", que dijera Quevedo) estaría más a la vera de Bush que a la sombra de Zapatero. Pero aquí somos expertos en sacar la pandereta al más mínimo guiño escarlatina.

Como bien dices, Oroel, la liturgia y solemnidad democrática americana es para quitarse el sombrero, por mucho que ahora mismo sólo se trate de mera poesía.

Qué le vamos a hacer...Estamos a años luz. Y cada uno en su sitio.

Republica Rojigualda dijo...

Y todos los políticos españoles quieren ser como él, lo que demuestra que no han escuchado ni uno solo de sus discursos.

Oroel dijo...

Cierto, sus discursos son brillantes, retóricos... vacíos. Quizás este de la investidura haya sido el más preciso en algunas -pocas- cosas.

Lo diré en inglés: Wait and see. Es mi actitud, por lo demás escéptica.

No obstante, será difícil que llegue a decpcionar a los americanos más que ha decepcionado Zapatero (aunque todavía no a todos, sorprendentemente).


Número de visitas