sábado, junio 26, 2010

La máquina de poder


No creo que Rodríguez -tiene padre y su apellido es Rodríguez- vaya a dimitir. Y eso que de nuevo me he jugado una cena a que no llega al uno de enero de 2011 como presidente del Gobierno.

De momento cuenta con una desafección mayoritaria y creciente de los españoles. Que hoy, y hasta que no tenga ocasión de manifestarse en las urnas, no es suficiente para forzar la voluntad de Rodríguez, esa determinación más propia de un iluminado.

La próxima y primera ocasión de los electores se producirá en Cataluña, donde las encuestas vaticinan un hundimiento de todos los partidos que hoy componen el tripartito, la mayoría absoluta de CiU y, lo más importante a nivel nacional, que aunque el PP apenas aumenta sus expectativas, el enorme diferencial que le saca el PSC y gracias al cual el PSOE gobierna en España se estrecha considerablemente.

Y en menos de un año las elecciones autonómicas en trece comunidades y las municipales en el conjunto de España, donde las previsiones son realmente malas, con la posibilidad de perder incluso en dos feudos históricamente socialistas como Castilla-La Mancha y Extremadura.

Y eso significa ni más ni menos que la perdida de miles de puestos de trabajo que hoy ocupa la militancia socialista, muchos de ellos muy bien pagados y que en muchas ocasiones superan la capacidad de quienes los detentan como premio a su fidelidad que no a sus méritos. Porque hoy el PSOE ya no es un partido político sino una máquina de poder, cuyo objetivo es la conquista del poder, su mantenimiento y, sobre todo, su explotación económica en provecho de la militancia y sus familiares. Quienes tenemos conocidos o familiares en la Administración tenemos referencias precisas de su “ocupación” por las hordas socialistas, como si de un botín de guerra o una ciudad inerme ante el saqueo se tratara. No se trata del poder por el poder, o para cambiar la sociedad -salvo cambiarla para hacer más difícil la alternancia y garantizarse la permanencia- sino de obtener rentabilidad de él.

“El PSOE es una máquina de poder. Como tal lucha por alcanzarlo allí donde no lo ocupa, se esfuerza por expulsar a sus socios en los sitios en que lo comparte, y se aferra a él como una lapa donde lo detenta. Cualesquiera otras consideraciones son secundarias”.

Y pasar de repente a disfrutar de “independencia económica”, como decía yo hace poco, puede debilitar las lealtades de muchos más socialistas que hoy callan sus críticas.

Porque hay críticos en el PSOE, pero o son minoría o callan por disciplina o conveniencia.


Se puede decir mas alto, pero no más claro: “Acerca de los inventores del nuevo socialismo y su destino, parece llegada la hora de pensar en su relevo, que se vayan tranquilamente a sus casas y dejen a los demás la tarea de recomponer el partido sobre bases ideológicas menos originales, pero más firmes y con gentes de más mérito y fuste que las actuales. Y a ver si los socialistas ponemos esta vez más tino a la hora de elegir un líder pues, decididamente, la elección del año 2000 no fue buena”.


“En estos momentos hay algo clarísimo. Cada día que Zapatero siga al frente del Gobierno, nos acercaremos más a algo peligroso: ¡Hacer retroceder a España treinta años en su Historia Económica, con todo el desempleo que continuará causando, y con él, mayor sufrimiento y dolor a más y más familias españolas, por culpa de tanta mentira y tanta política económica errática¡”

Insisto: ¿qué pasará con Rodríguez cuando miles de socialistas recuperen su “independencia económica” (esto es, vayan al paro), le echen a él la culpa y estas opiniones pasen a ser mayoritarias en sus propias filas?
.

4 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

De aquí a que haya elecciones, querido Oroel, hay un trecho demasiado largo.
Pueden pasar muchas cosas.
desde un "claudicación" de ETA con contrapartidas políticas, hast cualquier luctuoso hecho - con terroristas suicidas incluidos-,seis pares de calzoncillos y un Gabilondo llamando a concentrase frente a a las sedes del PP.

Perder el poder, el sillón,chófer y coche oficial es un trago amargo.
Duro.
Y resistirán como leones antes de entregar el cetro.

helio dijo...

Pues si, queda un largo trecho hasta las elecciones, puede pasar de todo,mi opinion es que Zp voluntariamente no se va a ir, ademas despues de anular a los que le podían hacer sombra, mantiene todo el liderazgo en la cupula del partido y como se suele decir, los que estan en el pesebre,creo que seguirán bailando a su son.
Otra historia es el pueblo llano, y sus militantes de base, hasta ahora han estado adormecidos, pero cuando le tocan el bolsillo, es posible que despierten. Presiento un otoño movidito.

Oroel dijo...

Queridos Natalia y Helio:

Posiblemente Carrascal ya tenía escrita y entregada la columna que hoy publica ABC, cuando yo escribí mi artículo en el blog. Ni él me influyó a mí, ni yo a él. Por eso es tan significativa la coincidencia. Permitidme que copie un parrafo del artículo de Carrascal: “Pensar, por otra parte, en una rebelión interna dentro del PSOE, con una delegación de prohombres socialistas dirigiéndose a la Moncloa a decir a su inquilino que tiene que retirarse por el bien del partido y del país, como hicieron los republicanos norteamericanos con Nixon cuando el asunto Watergate se había puesto imposible, es soñar despierto, por la composición piramidal de los partidos españoles, muy especialmente del PSOE, donde todos y todo están al servicio del jefe, del que dependen decenas de miles de cargos y sinecuras, que desaparecerían en el momento que desapareciese aquél. Así que olvidémonos de ello”.

Voy a cometer la osadía de llevarle la contraria al maestro: Olvidémonos de ello... de momento. El PSOE no quiere el Poder por ningún motivo altruista. De eso ya nos han dado abundantes pruebas a lo largo de los años. Lo quieren para obtener provecho de él, y cuando más mejor. Provecho personal en primer lugar y por encima de cualquier otra consideración, ideológica, patriótica, ética o de cualquier otro tipo. Pero imagino que un provecho sostenido en el tiempo, con ciertas garantías de continuidad: no pan para hoy y hambre para mañana.

Hace días puse el ejemplo de la debacle electoral de UCD, que pasó de 168 diputados a sólo 11 en unas elecciones (las de 1982), habiendo hecho la centésima parte de los méritos que está haciendo ahora el PSOE para perderlas. Cierto es que el PSOE tiene una clientela perfectamente apesebrada a lo largo de los años y un suelo electoral muy alto, pero está haciendo méritos para pasar a la oposición por muchos, muchos años, y en sitios donde nunca lo hubiera soñado, ni incluso en sus peores pesadillas. Y eso significa una travesía del desierto que puede dejarles sin expectativas de provecho (ese para el que quieren el poder) en muchísimo tiempo. Y una militancia que no se va a rentabilizar personalmente, para esta gente no merece la pena.

Y no está lejano el día en que esta gente compruebe o deduzca que el mayor peligro para el provecho personal que esperan perpetuar, esas sinecuras de las que habla Carracal, se llama José Luis Rodríguez. Que el tipo al que siguen como un rebaño no les garantiza ni les conduce a ningún verde pastizal sino a un barranco cada vez más próximo e inevitable.

Ese día es el que espero.

Eva dijo...

máquina de poder és compartirlo como un genio de fabricar poder el que lo regala le sobra


Número de visitas