miércoles, noviembre 12, 2008

Por dónde se va nuestro dinero

Economía y nacionalismo
.
.
.

19 comentarios:

Marianico Rajoitz dijo...

Sigo esperando esa relación de medidas económicas que están tomando los super-inteligentes líderes europeos y que no ha adoptado en el estado español nuestro super-zoquete presidente. Cuando las tengan, por favor, me las cuentan. Estoy ansioso.

No hago más que leer noticias en las que los países a los que hacía referencia Oroel como ejemplo del buen hacer, no les va mejor que a nosotros. Yo diría que peor.

Alemania entra en recesión

La OCDE en números rojos

Por esto, y otras cosas, este blog no es serio.
Cuando estás más cerca de la calumnia que de la razón... se tiene un problema. Cuando se reitera sin compasión en el tiempo... se tiene una enfermedad.

Oroel dijo...

A Marianico Rajoitz:

Estamos mejor preparados que nadie para afrontar la crisis.

En Octubre, 200.000 nuevos parados. Mira, no es nada bueno para Alemania entrar en recesión. Pero ellos, hallándose en recesión como dicen, disminuyen el paro en 28.000 personas. Nosotros lo incrementamos en 200.000. Menos mal, por tanto, que estábamos mejor preparados que nadie.

He dado muchas veces y muy a menudo recetas contras la crisis. Poco sé de crisis financieras, pero de la otra, de la genuinamente nuestra sí puedo aportar algunas ideas: desmantelar las comarcas en Aragón y en otras Comunidades Autónomas, devolver buena parte de las competencias transferidas a las comunidades autónomas, emprender un plan de austeridad en el gasto público, liberalizar el suelo, reformar la educación, revisar la moratoria nuclear... Por ejemplo.

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel:

Sigo este blog desde hace ya algún tiempo. Han sido varias mis intervenciones en esta sección de comentarios. Eso me ha proporcionado la grata experiencia de contrastar opiniones con otros lectores, con los que no siempre me fue posible llegar a acuerdos.

Es posible mantener la discrepancia desde la convicción y la argumentación. A veces, es comprensible que esa discrepancia se manifieste con cierta desazón. De hecho, algunas de mis intervenciones ponen de manifiesto el enojo que ciertos sucesos me producen.

Hace algunos días, a propósito del post sobre Obama, tuvimos aquí un intercambio de nueve intervenciones relacionadas con la actitud de nuestro gobierno en esta crisis. El que "el inquiriente" desapareciera del debate y siete días después, como ojos del Guadiana, vuelva a aparecer retomando la cuestión donde él la dejo, como si la historia y la vida se hubieran detenido, denota una "frescura juvenil" solo disculpable, y no siempre, en un menor de edad.

Dado que esa minoría de edad no se puede suponer en quién se jacta de ir de cañas por los bares de Zaragoza, habrá que concluir que esa frescura no es precisamente juvenil.

En esa estéril lucha entre la razón y la paciencia frente a la desfachatez impertinente, poco hay que ganar, pues la presa es menuda y magra y quizás solo sea un reflejo en la charca, un eco de otras gargantas.

Un abrazo. Carlos56.

marianico rajoitz dijo...

Carlos, hablas con un castellano muy correcto, pero sólo te oyes a ti mismo. Además crees que hieres con la ironía, y nada más alejado de la verdad.
En el post de Obama todos los intervinientes dieron su opinión y allí quedó. Al igual que yo pido unos datos y no sois capaces de aportarlos, también creo que estoy en mi derecho de dar por terminado un debate que yo ya creía esteril.
Tampoco es la primera vez que a mi se me deja con la palabra en la boca, sin ninguna posibilidad de debate (vease post de comparación de candidatas entre L.F. Rudi y Eva Almunia). Es también habitual regresar del fin de semana y que el post haya desaparecido del cartel.

Oroel, cotejé en internet los datos del paro en Alemania porque no me cuadraban con los de una potencia en recesión. Es cierto que en octubre el paro maquilló sus cifras en ese país, pero también es cierto que a lo largo del año ha habido meses donde el paro ha subido en Alemania. Es evidente que te has quedado con la última de las cifras, la que te interesaba.
Además de reconocer que el sector financiero no es tu fuerte, lo demuestras. Regresas a batallas (enfermizas) como el de las comarcas y la centralización del poder. "Doctor, tengo unas jaquecas implacables, me duele mucho la cabeza", "No se preocupe, pongase esta tobillera en el pie derecho" (digo el derecho porque es del que cojeais).

Ala pues! Buen fin de semana.

Oroel dijo...

A Carlos56:

¡Qué razón tienes!

Oroel dijo...

A Marianico Rajoitz:

Dejar con la palabra en la boca... Sólo puedo decirte como disculpa por no haber contestado a tu alegato en contra de la Rudi (o a favor de la Almunia) que no me pareció interesante hacerlo. La diferencia de nivel entre una y otra me parece tan abrumadora y tan obvia (aunque ello no anticipe el resultado en las urnas, por supuesto) que no me parece ni siquiera divertido discutir sobre ello. Manifesté mi opinión en el artículo. Expusiste la tuya, y ya está. Discutir sobre ello hubiera sido tan aburrido como hacerlo sobre nuestras preferencias por las rubias o morenas.

No me he quedado con las cifras del paro que más me interesaban. Señalé la de octubre porque es una cifra desorbitada, dramática. Y el cómputo global o las diferencias globales, con Alemania y con el resto de los países europeos, sin ceñirnos a un mes o a otro, son impresionantes. Tienes la libertad de mostrarlas en este blog si lo deseas, aunque probablemente lo haga yo en breve. En lugar de las diferencias de un solo mes, como octubre, será más interesante mostrar la evolución a lo largo de este año.

Insistes en que aporte yo las soluciones, cuando no tengo, primero, la obligación de hacerlo; pretendiendo, segundo, que si no lo hago no tengo legitimidad para criticar, cuando la tengo, imprescriptible e indeclinable; pretendiendo que supla las carencias del Ministerio de Haciendo y de la Presidencia del Gobierno, cuando no tengo ni los medios ni la capacidad técnica que a ellos se les supone; e ignorando que en este blog se han dado muchas y muy abundantes.

En este blog no se calumnia: se aportan argumentos, datos y razones, muchos y muy abundantes. Otra cosa es que a ti no te gusten o no te parezcan suficientes. Pero decir que Zapatero mintió cuando ocultó la crisis no es calumniar; ni lo es decir que mintió cuando minimizó sus efectos; o que miente cuando intenta desviar la atención sobre su autoría. Ha mentido en esto y en muchas otras cosas, y de todo ello hay constancia objetiva y contrastable. Y eso, habiendo evidencias, no es calumniar. Reiterar en el tiempo sin compasión no es enfermedad, sino constatar que nuestro presidente no sólo no dejó de mentir con el cambio de legislatura, sino que ha continuado en ésta con renovados bríos, sin duda entusiasmado al comprobar los réditos que ha obtenido.

Esa referencia al carácter “enfermizo” de mis críticas es simplemente una impertinencia por tu parte. Criticar la corrupción y los abusos del sistema autonómico y, en Aragón, de la nueva distribución comarcal, no tiene nada de enfermizo, sino, al revés, me parece uno de los más saludables ejercicios de responsabilidad ciudadana que puedan llevarse a cabo. Mostrar agrado, comprensión o tolerancia ante un sistema degradado hasta la repugnancia a mí si que me parece síntoma de una grave enfermedad moral. La prensa en Aragón ha mostrado estas dos pasadas semanas abundantes ejemplos sobre esa degradación: nombramientos de asesores, sobre las empresas públicas, sobre compras abusivas y sin justificación... ¿Es enfermizo escandalizarse e indignarse ante ello o es más enfermizo permanecer impasible? Contéstate tú mismo.

Las parasitosis internas, y ésta lo es, pueden debilitar un organismo hasta matarlo. La corrupción, inocultable y obvia, y el gasto desmedido, como el que muestra la página web a la que enlazo en este artículo, es un auténtico cáncer para la economía. ¿Prefieres ignorarlo? ¿Es enfermizo dolerse de ello? De nuevo, contéstate a ti mismo.

Anónimo dijo...

Partiendo de la base que nuestra Constitución es aún hoy por hay la más descentralizada de la UE.
A mi criterio cuando el PSOE toma el poder Felipe Gonzalez es quién da el primer paso en permitir la voracidad nacionalista.
Si Felipe Gonzalez le hubiera plantado cara a Jordi Pujol con el asunto de Banca Catalana, hoy seguro que no habría este nacionalismo voraz que nos consume.
¿Es tarde para enmendarla? creo que no solo hace falta que por una vez los politicos cambien nuestro sistema electoral.
Si los partidos nacionalstas quieren sentarse en elCongreso,se alien y sean partidos nacionales.
Un ejemplo hoy el partido de Rosa Díez tendría 600.000 votos = 2 diputados, PNV seguría con 300.000 votos = 6 diputados.
Es inaceptable que el 18% de votos pueda al 84% de votos y quienes menos quieren a España más se beneficien


http://blogs.que.es/http-blogs-quediario-com/2008/10/28/mejoras-sociales-pensionistas

Anónimo dijo...

La Voz de la Conciencia

Siempre la eterna fijación de los nacionalistas españoles contra los nacionalistas "periféricos". Porque, Anónimo, los diputados que le faltan a Rosa Diez no los tiene el PNV, los tienen el PSOE y el PP. Y ¿Que culpa tienen los nacionalistas de que la ley electoral beneficie a los partidos nacionalistas españoles?.

Carlos56 dijo...

#Anónimo2:
¿La eterna fijación de quién? ¿Dónde se dice que los diputados que le faltan a Rosa Díez los tienen quienes?

Lo único que señala el anónimo1 es una cuestión aritmética, que hace referencia a la falta de proporcionalidad entre el número de escaños y el de votos. Supongo que su labor de grillo le dejará algún tiempo para las cuestiones numéricas.

Por lo demás comentarle que en la elaboración de la ley electoral y la determinación, en la Constitución, tanto de los distritos electorales como de la proporcionalidad por provincias, si tuvieron que ver mucho los partidos separatistas y la incompetencia, por cortoplacistas, de los partidos nacionales.

#Anónimo1
A mi entender los problemas actuales con el separatismo (militante en unos o simplemente coactivo en otros) tiene su origen ya en el proceso constituyente. El enfrentamiento UCD/PSOE fue utilizado con gran habilidad por algunos para ir consiguiendo sus posiciones. El que el problema sea la misma Constitución se puso de manifiesto cuando se pretendió armonizar las diversas autonomías con la LOAPA, y el Tribunal Constitucional se "cargó" el carácter orgánico de varios preceptos. Por lo tanto, precisamos cambiar la Constitución

En mi criterio, la responsabilidad se extiende a los políticos nacionales actuales que aún no han entendido en qué consistió el modelo de negociación de "la solución irlandesa".

Un cordial saludo.

Oroel dijo...

A los últimos intervinientes:

En mi opinión, una de las cosas más frustrantes y decepcionantes de la última legislatura, de las muchas que tuvo, fue la de las reformas estatutarias, y no sólo la del Estatuto de Cataluña. Uno de los motivos de decepción fue la constatación de que, a pesar de que allí donde se efectuaron consultas pudo comprobarse el desinterés ciudadano por las reformas, nuestros políticos siguieron adelante con ellas, sin importarles las consecuencias o la falta de demanda ciudadana. Pero la segunda decepción, quizás la más amarga, fue el entusiasmo con que se sumó el PP a las mismas, ignorando el mayoritario rechazo que sus bases sienten y manifiestan hacia el proceso estatutario -que comparto absolutamente- y sin ningún tipo de debate ni consulta entre y a la militancia. La participación del PP en ese desgraciado proceso es, no sólo un profundo error estratégico, sino una traición a sus principios y a su electorado. Y en esas estamos.

Anónimo dijo...

La Voz de la Conciencia

Acaso, Carlos, ¿eres tú el Anónimo1?. ¿No conoces la diferencia entre implicito y explicito?. Tu tercer párrafo ya da a entender esas cosas.

Y si en la ley electoral, tubieron algo que ver los partidos nacionalistas, les debió salir muy mal el negocio cuando las ventajas, en cuanto a número de diputados, las tienen los partidos de ámbito estatal, lease PSOE y PP.

Carlos56 dijo...

# Anónimo2:

Deberá ser usted algo más explícito en sus observaciones, pues la sutileza y vacuidad de ellas no me permiten leer entre líneas ningún contenido implícito.

Supongamos que desea afirmar que la proporcionalidad en un único distrito electoral hubiera beneficiado a los partidos separatistas. Le sugiero entonces que haga las cuentas, pues, en ese caso, la suma de las seis candidaturas centrífugas sigue siendo de 25 escaños. Pero eso sí, concretamente PNV+EAJ pasaría de 6 a 4 diputados, mientras que UPD pasaría de 1 a 4.

Es cierto que la suma de las dos candidaturas grandes perderían, en ese supuesto, unos 17 escaños que habrían correspondido a IU y UPD.

Pero, mire por donde, en el debate constitucional los dos grandes partidos, UCD Y PSOE, sí estaban de acuerdo en que el sistema no podía ser directamente proporcional, que tenían que existir algunas correcciones para que fuera posible obtener mayorías estables. Obviamente cualquiera de los "remedios" pasaba por "castigar" a las minorías. De las diversas posibilidades que se barajaron fue esta, la que penaba a los "pocos" votos muy distribuidos geográficamente, la que prevaleció gracias precisamente al interés de PNV y CIU que supieron en todo momento salvar sus muebles. Los grandes perjudicados fueron el PCE y AP.

Pero, fíjese bien, que no fue en ningún caso una alternativa entre dos opciones. Que estas fueron muchas. Que la que prevaleció hace que candidaturas, con el mismo número de españoles respaldándolas, tengan distinto número de representantes. Que esto, a muchos, nos parece una contaminación del sistema. Y que creemos que es posible el obtener mayorías estables sin que las minorías se vean segregadas por su distribución geográfica. Esta es, a mi entender, la idea del anónimo1.

Y, contestando su primera pregunta, no era yo el primer anónimo. Yo no preciso la técnica de intervenir y contestarme para crear falsos debates. Cuando me aburro no polemizo conmigo mismo ¿y usted?

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel:

Permíteme que una mi rúbrica a la tuya en tu último post: Lo suscribo totalmente. Mucho me temo que estos comportamientos de políticos y sindicalistas, cada vez más alejados de la población, no tardará en pasarnos factura.

Un abrazo. Carlos56.

Anónimo dijo...

La Voz de la Conciencia

No hombre, no, Carlos. Las candidaturas grandes no perderian 17 diputados. Perderian 30 diputados (en las últimas elecciones). Por ello, y en todo caso, fueron otros los que no supieron defender sus derechos. Por ello, cabria de tratar al PCE y a AP de "tontos". Pues no recuerdo que se quejasen precisamente.

Anónimo dijo...

La Voz de la Conciencia

Por cierto, Oroel, ¿tu sabes cual es el promedio de votantes en las elecciones prtesidenciales de los EE. UU.?

Carlos56 dijo...

#Anónimo2:

Actualmente el PSOE y Pp suman 322 escaños y el 87'35 de los votos útiles. Ese porcentaje aplicado a los 350 escaños hacen 305'71. Truncando el número suponen 305 escaños. Redondeándolo 306. Siendo generoso con lo que quizás sean sus tesis 17 escaños de diferencia.

Esos son mis números.

Entiendo que los suyos son a partir de los votos emitidos, que supondría una suma del 83'75 % de los votos y una atribución de 293 escalos, 29 de diferencia. Pero ese escenario supondrá también la baja de escaños en todos los grupos actuales, la aparición de otros muchos con un representante y la no adjudicación de ciertos escaños. Obviamente es un escenario que nadie contempla como plausible.

Por lo demás, tiene razón, ni PCE ni AP, supieron defender sus intereses y los de los españoles a los que representaban. Posiblemente los unos y los otros pensaron que el pactar una Constitución viable era primordial y la "grandeza de miras" (también conocida como miopía en las distancias cortas) no les permitió denunciar la mezquindad de quién siguió negociando, a sabiendas que aquello no era sino la conquista de nuevas posiciones de salida para nuevas reclamaciones. También es posible que fuesen unos incompetentes y ni los unos ni los otros fuesen capaces de movilizar unos camisas pardas o unos grupos de acción proletaria que, con su terrorismo-lucha nacional-acción revolucionaria pusieran muertos sobre la mesa de negociación.

Y sobre que no recuerda "que se quejasen precisamente", es solo un argumento sobre la calidad de sus recuerdos.

Anónimo dijo...

¿Y lo plausible que és, Carlos?. ¿Que los votos inútiles vayan a parar, mayoritariamente, a los grandes partidos estatales?.

Carlos56 dijo...

Lamento la confusión creada.
Por "plausible" no pretendía decir "digna de aplauso". Utilicé el término como sinónimo de "creíble". Esto es, no me parece "verosímil" un escenario en el que además de las nueve representaciones aparecieran otras 15 y, si me aprieta usted las tuercas, tampoco me parece "atendible".

Oroel dijo...

Estimada Voz de la Conciencia:

Supongo, pues ya voy teniendo experiencia de tu peculiar forma de argumentar, que tu pregunta sobre la participación en las elecciones presidenciales americanas pretende justificar las recientes reformas estatutarias a pesar de la baja participación y escaso apoyo que lograron. Pues no, lo siento. Con eso no se justifica nada.

Las elecciones presidenciales, como cualquier otra sobre la renovación de mandatos es una ineludible exigencia democrática, que no puede evitarse ni impedirse sin liquidar el sistema, independientemente de que haya mucha o poca participación. La participación en las elecciones americanas es tradicionalmente escasa, quizás por su peculiar sistema que exige, si no estoy mal informado, la inscripción previa como votante. Pero al revés, la designación de los candidatos, después de un complicado y larguísimo sistema de primarias, es muchísimo más democrático y participativo que aquí, donde tan sólo podemos refrendar los candidatos, en listas además cerradas, que otros han seleccionado por nosotros. En estas últimas elecciones, en los “caucus” americanos, se calcula que han participado hasta cinco millones de personas.

La elaboración de las leyes es algo sustancialmente diferente a la elección de mandatarios o representantes. Las leyes se aprueban porque se pretende modificar el orden legal preexistente y establecer uno nuevo. Por tanto, elaborar leyes no es una exigencia democrática, sino de ordenación de la convivencia, para que ésta sea más armónica y justa. Aunque siempre se corre el riesgo de que el resultado empeore la situación preexistente. Y la elaboración de las leyes sí exige, por supuesto, un procedimiento democrático.

Yo tengo serias dudas de que la modificación de los estatutos haya creado un orden mejor o más justo que el preexistente, y creo que no me equivoco si dictamino, a la luz de la experiencia sobre los niveles de participación, que no había una demanda ciudadana al respecto. Y en lo relativo al procedimiento democrático, el mismo hecho de que en unas comunidades los ciudadanos pudieran votar y en otras no, introduce más sombras sobre la igualdad con que se nos considera a los ciudadanos de este país. Por no hablar, claro, de que allí donde se han votado, los nuevos textos reformados han tenido menos apoyo y consenso que los anteriores. ¿Tienen por tanto más legitimidad democrática los anteriores? Porque aquellos, los originales tuvieron más respaldo. Insisto: ¿más legitimidad por tanto?

Elegido un mandatario, salvo que surjan circunstancias excepcionales, hay que agotar los plazos para la nueva elección. Pero modificada una ley, o un estatuto, nada impide que se vuelva a modificar en breve. Que es lo que yo propondría para los estatutos, devolviendo al Estado las competencias de Justicia, Prisiones, Policía, Educación, Sanidad…, eliminando de los estatutos toda referencia a cupos fiscales, porcentajes de inversión estatal o gestión o reserva de caudales hídricos… Y no sólo en el Estatuto de Aragón, sino en el de Cataluña, en el vasco, en el navarro… No creo que el orden generado con las reformas que yo propongo fuera peor o menos justo que lo que ahora hay, sino al revés, más justo, más solidario, más sostenible, menos exigente en recursos… En definitiva, que los españoles seríamos más libres, más ricos y más felices. Y cometeríamos menos estupideces colectivas, que ya llevamos demasiadas. Y esas cosas, especialmente las estupideces, se pagan.


Número de visitas