sábado, noviembre 22, 2008

El retén de vigilancia ideológica

Los de la ceja. Otra vez.

Los fantasmas de Bellas Artes

Esos tics antidemocráticos les delatan:







El escritor Heinrich Heine escribió en 1821 “Allí donde se queman libros se acaban quemando también seres humanos”.

Y esta es la opinión de Paco Ibáñez aparecida estos días en la prensa española:

"La mitad de España es facha"

¿Quedan aún vestigios del Franquismo en España?
Hombre, ¿no lo estás viendo? El hecho de que quieran tapar todo esto… La mitad de España es facha. Se ve en las elecciones, no entiendo cómo pueden tener tantos votos. Es difícil respirar tranquilamente, está lleno de fachas este país.

Desde su conocimiento de Europa ¿Cree que la derecha española camina hacia el centro?
Si se van al centro es para saltar al extremo. No tengo ninguna confianza en esta gente. Son extremistas por naturaleza. Es gente que vive adorando a Isabel La Católica y Felipe II se han quedado anclados, apolillados ahí, en esa época.

Sólo un par de reflexiones:

No sé qué considera esta gente como “fachas”. Sin duda, fascistas o no demócratas. Pero yo siempre he pensado que quien se permite hacer esas descalificaciones globales, negando la legitimidad democrática a quien no opina como ellos, es el que realmente se retrata como fascista y escasamente demócrata.

Me preocupa que bajo el mandato de Zapatero se haya enterrado la herencia de una etapa tan fructífera y generosa -generosa hasta la ingenuidad- como fue la Transición. Y que hayamos pasado de ser hijos de la Transición, a que pretendan que seamos hijos y herederos de la República, una de las épocas más tristes y lamentables de nuestra Historia, caracterizada por el sectarismo y la falta de tolerancia.

El balance de Zapatero está siendo catastrófico, para la economía y para la convivencia.



.

2 comentarios:

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel:

¡Paco Ibáñez! ¡1968!

http://www.youtube.com/watch?v=0NZDg5L9-nY&feature=related

¡No tenía ni idea de que siguiera en activo!

La verdad es que posiblemente tenga en parte razón y una buena parte de España apeste a fascismo. La intervención de Cristina Almeida lo ha dejado muy claro.

Estas dos intervenciones vuelven a ser otros ejemplos de violencia de género: ¡Del género imbécil!

Un abrazo. Carlos56.

Republica Rojigualda dijo...

Si en España hubiera no ya 10 millones de fachas, sino tan solo uno o dos millones, estos se cuidarían muy mucho de decir mamarrachadas sectarias.


Número de visitas