lunes, mayo 24, 2010

El chiste de hoy

.

4 comentarios:

Carlos56 dijo...

Él busca su suerte en Google otros la encontrarán aquí:

la suerte del funcionario

Oroel dijo...

Parece que al FMI no le parece suficiente.

Lo que me preocupa es que quien nos ha traido hasta aquí es el que nos debe sacar. No me parece posible.

Carlos56 dijo...

Yo soy más positivo en mis sensaciones: ME PARECE, en afirmativo, imposible y además no puede ser.

Y el FMI tiene razón ¿Qué medida estructural se ha tomado en estas semanas? ¿O en estos años? ¿En energías baratas, en regulación de la nueva contratación, en facilitar el crédito a las empresas, en liquidar las deudas que los organismos oficiales tienen con estas empresas? ¡Nada! ¡Ninguna!.

Con esa indolencia, las políticas sociales tendrán que seguir reduciéndose pues inevitablemente la recaudación descenderá, los sueldos de los funcionarios se reducirán hasta los históricos sueldos de hambre, en una cadencia cada vez más acelerada y cuyo final es claro: cambio de régimen, salida del euro (ya que o nos echan o nos vamos pues necesitaremos la devaluación como política monetaria) y vuelta a los años de la autarquía, como Franco o como Fidel, que más les da.

Y si aparece alguien con la descalificación de catastrofistas antipatriotas que favorecemos conscientemente el descalabro de España pues odiamos a ZP queda el refinado argumento, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: váyase Usted a la mierda, hombre, a la puta mierda.

Un abrazo.

Por los menos la amistad nos quedará.

Oroel dijo...

Efectivamente, se le viene avisando desde 2006 (Joaquín Almunia desde la Comisión Europea y Mariano Rajoy en el Debate sobre el estado de la Nación) y estas son las primeras medidas que toma desde entonces y solamente coyunturales: recortes urgentes para hacer "cash" de forma inmediata. Y es obvio que a no tardar necesitará más.

Él verá el desastre desde el exilio, dentro de poco. El resto de los españoles tendremos que volver a estrechar los lazos de solidaridad que hemos dejado que se aflojen. Es decir, habremos de reconsiderar las autonomías, y muchas más cosas.

Y, por supuesto, nos quedará la amistad.


Número de visitas