domingo, enero 15, 2012

Los conflictos con los hipopótamos

.
¿No creen que un recortador taurino español disfrutaría de lo lindo en ese lance?

Luego volveremos sobre los hipopótamos. Pero de momento vengamos a España y centrémonos en cosas serias: al final parece que el déficit del Estado no era del 6% sino del 8% del PIB. Una bagatela de 20.000 millones de euros.

Eso explica en parte las dificultades que tenemos para conseguir colocar nuestra deuda. Las grandes financieras y fondos de inversión internacionales son reacios a prestarnos, salvo a intereses muy superiores a los de otros países comunitarios. No ofrecemos confianza. Lo que es razonable, con esas desviaciones en nuestras previsiones económicas.

En resumidas cuentas, estamos viviendo de prestado y a un precio muy alto.

Pero mientras pedimos prestado, regalamos parte de ese dinero a otros países. Fíjense, regalamos, no lo que nos sobra -porque no nos sobra-, sino lo que otros nos prestan. Algo que rompería los esquemas de cualquier sensato padre o madre de familia: pedir prestado para luego regalar lo que nos prestan, y que tendremos que devolver con intereses.

El día siguiente de las elecciones que perdió clamorosamente -y aún obtuvo demasiados votos- el Partido Socialista, el Ministerio de Asuntos Exteriores dirigido por Trinidad Jiménez aprobó la siguiente Resolución:


63 millones de euros. La publicación, como ven, es reciente.

Algunos blogs ofrecen la relación de las ayudas más espectaculares:

Mejora de la producción agrícola mediante la resolución de conflictos con los hipopótamos en Guinea-Bissau. 293.889 euros.

Fortaleciendo la perspectiva de género en el movimiento por el Comercio Justo (Xarxa de Consum Solidari). 112.091 euros.

Festival de Cine Africano de Tarifa (Asoc. Al Tarab). 250.000 euros.

Campaña radiofónica "Latinoamérica en las ondas" (Asociación de Emisoras Municipales de Andalucía). 76.490 euros.

Nuevas herramientas tecnológicas para difusión y archivo en humania.tv (Fundación Mundo 21). 80.000 euros.

Programa on-line de especialista universitario en educación para la solidaridad y el desarrollo global (FERE). 40.550 euros.

Teatro social como herramienta de aprendizaje global (Asoc. Mujeres en zona de conflicto) 78.702. euros.

Sensibilización de la sociedad española por la vulneración de DD.HH. por causa del género u orientación sexual (Fundación Triángulo). 100.000 euros.

Promoción del crecimiento económico de los más vulnerables al cambio climático en Nicaragua (Instituto de Estudios del Hambre). 298.449 euros.

La sociedad civil en políticas públicas para los DD.HH. en Perú (Asoc. Entrepueblos). 304.372 euros.

Promoción de los derechos de las mujeres en la reforma política de Egipto (CONEMUD). 225.338 euros.

Sensibilización de los jóvenes residentes en 7 localidades españolas en la construcción de una Ciudadanía global.108.676 euros.

Fortalecimiento del comercio justo en el Estado Español. 290.000 euros.

Capacitación en Género al personal vinculado a los medios de comunicación cubanos. 262.080 euros.

Contribución al ejercicio de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Mujeres de Mali. 316.904 euros.

Red Iberoamericana de festivales de cine lésbico, gay, bisexual y transexual. 100.000 euros.

Adaptación al Cambio Climático de las Familias Campesinas de la Cuenca Alta del Mapacho, Ocongate – Cusco, Perú. 80.000 euros.

Implementación del currículo de educación maya bilingüe intercultural. 219.573 euros.

Avanzando hacia la igualdad de género y los derechos de las mujeres en Níger. 130.494 euros.

Campaña de iniciativa de impuesto sobre las transacciones financieras. 39.999 euros.

Emisoras de radio con enfoque de género en Camboya. 282.786 euros.

El gobierno saliente sea revelado como uno de los más estúpidos que haya sufrido nunca España. Lo ha sido hasta el final, incluso después de haber perdido, cuando ya se encontraba en funciones.

Pero debo reconocer que a la vista de la foto que ilustra este artículo -observen la mirada maliciosa del animal-, lo del conflicto con los hipopótamos puede estar más cargado de razón de lo que cabría pensar en un principio. Seguramente fue la vista de la foto lo que decidió a Trinidad Jiménez.
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas, la ONG de los famosos hipopótamos es esta:
http://www.cbd-habitat.com/
Mira a ver si el resto de cosas que hacen te parecen igual de ridículas.

Para que sepas lo que significa un conflicto con hipopótamos:
http://www.fundacion-biodiversidad.es/cooperacion/proyectos-cooperacion/buscador-cooperacion/115985

Es penosa tu falta de criterio a la hora de criticar pero más penosa es la de medios en los que supuestos profesionales contrastan la información y no se dejan llevar por el chascarrillo fácil.

Oroel dijo...

Me ha impresionado leer la información que aportas. E imagino que a todo lo ancho del mundo hay entidades, asociaciones y movimientos cívicos que llevan a cabo labores igual de meritorias o más. Y estoy convencido de que no las ayudamos a todas… ni podríamos.

El que hayas centrado tu respuesta en los hipopótamos es culpa mía, no tuya. Ciertamente el tema ha sido objeto de numerosos artículos, que tampoco, como el mío, han entrado en la esencia de la labor que realizan. Y yo me he basado en ellos y en otros blogs donde, quizás contagiados de lo leído previamente, hacen un tratamiento similar al mío. Al final todo ha sido un efecto “contagio”, donde unos nos hemos copiado a otros.

Pero el asunto no ese. No quiero, ni debo, ni sería justo, enjuiciar esa labor, ni con los hipopótamos, ni con los transexuales de no sé dónde, ni con las poblaciones indígenas de más allá.

El asunto real es el de esta extraña y pródiga -y a mi juicio estúpida- solidaridad que practicamos. Lo siento. Puedo parecer insolidario, lo sé, pero quiero ser claro. Estamos viviendo a crédito, pidiendo prestado. Pagando unos intereses altísimos por ello. Hipotecando en suma a las generaciones futuras, la primera de las cuales, la de los jóvenes que ahora deberían incorporarse a la vida laboral ya está teniendo que emigrar de España. Si hubiéramos invertido en España, si no hubiéramos malgastado como lo hemos hecho, muchos de ellos tendrían industrias y empresas en las que trabajar. Y no las hay.

Uno, estamos, lo he dicho, viviendo a crédito. Pedir prestado para luego regalar un dinero por el que hemos de pagar intereses me parece el colmo de la irresponsabilidad.

Dos, hay mucha necesidad aquí, en España. Seamos solidaros, pero si hemos de serlo, déjenme elegir con quien serlo.

Tres, nuestros gobernantes no están siendo solidarios. Nos están obligando a nosotros a serlo. Esta solidaridad coercitiva me disgusta.

Y cuatro, estamos siendo solidarios con otros países y tremendamente insolidarios con la generación que habrá de amortizar nuestras deudas, y que ahora ni siquiera tiene voz ni voto.

El tema de los hipopótamos, a pesar de la importancia que le he dado, es la anécdota. Lo importante es el concepto y los principios que hay detrás.


Número de visitas