miércoles, octubre 28, 2009

Esto es lo que hay

Arzallus: «Otegi es un buen patriota, digno de respeto y admiración»

Pero no nos extrañemos. Nunca ha sido muy crítico con ETA, sino más bien comprensivo: “Los etarras viven mal y no son cobardes, simplemente están acosados"
.
¿Este hombre es demócrata?
.
Yo siempre le he encontrado cierto parecido con Mussolini: los mismos gestos, esa mandíbula... Mussolini era una payaso. ¿Y Arzallus?
.

.
Insisto: es lo que hay.
.
.
Insisto: esto es lo que hay

9 comentarios:

Alejandro dijo...

Yo siempre he tenido muy claro donde está la extrema derecha en este pais.

Lo malo es que ciertos sectores de la izquierda se dejan llevar por el falso romenticismo del "pequeño pais sojuzgado por el Estado opresor"

Oroel dijo...

Hay gente que incluso de buena fe -esto es, creyéndoselo- se declaran nacionalistas de izquierdas: una contractio in terminis. ¿Alguien cree que Batasuna, por poner un ejemplo, es de izquierdas? Son tan de izquierdas como pueda serlo la guerrilla colombiana.

El otro día en la manifestación de San Sebastián contra las detenciones de Otegui y el resto de la banda, incluido un dirigente de LAB, estaba todo el nacionalsocialismo vasco reunido. Extrema derecha, efectivamente.

Natalia Pastor dijo...

El PNV siempre ha sido un partido filoterrorista:ETA sacudía el árbol y ellos recogían las nueces como dijo en una ocasión este ex seminarista llamado Arzalluz.

El problema es que tanto desde el PSOE como desde el PP,se les dió carta de naturaleza "democrática" a quienes durante más de treinta años han mimado,protegido,defendido y subvencionado a los asesinos de ETA.
Esa es la realidad sin ambages.
Y ahora, que están fuera del Gobierno vasco, cada vez se les ve más el auténtico pelo de la dehesa, por si a alguien le quedaba alguna duda.

Daniel dijo...

Como bien dice Oroel, ser nacionalista y de izquierdas es una contradicción en sí misma.

En cuanto a Arzalluz, uno de los personajes más repulsivos de estos 30 años de democracia, ya ha demostrado que es fiel alumno de Sabino Arana y nunca ha disimulado su racismo y su fanatismo. Se ha pasado toda la vida odiando y eso se le nota hasta en la cara.

Mike dijo...

Estos gestos mussolinianos de Arzallus...

Qué bien posa.

Alejandro dijo...

A mi los nacionalismos siempre me han parecido extraordinariamente conservadores, anclados en costumbres ancestrales, cerrados, insolidarios. Es decir, todo lo que a una persona genuinamente de izquierdas debería repugnar.

Recuerdo a un amable contertulio de este blog acusándonos de que nos "asustaban" las diferencias, a lo que le conteste: No mira, no me asustan en absoluto pero como soy de izquierdas me "repugnan" las diferencias. Al menos las que no son fruto del esfuerzo y que son otorgadas por la cara.

El problema es que en cuanto les llevan la contraria ni se molestan en argumentar; te llaman nacionalista español y listo.

¡¡¡A mi!!! Que no hice la mili por no jurar bandera

Carlos56 dijo...

Estimado amigos:

Coincido con vosotros en la simpatía que Arzallus puede despertar en nosotros. Entre las grandes dichas de mi vida está el no tener que haber convivido con muchos batasuneros, con lo que mi criterio sobre ellos es puramente intelectual, ignoro si en su fuero interno son más izquierdistas o derechistas. Con franqueza, mientras no se desmarquen de los asesinos me importa una higa.

La cuestión, meramente teórica para mí, es la pretendida incompatibilidad de la izquierda y el nacionalismo. Yo no estoy de acuerdo, aún más, estoy en desacuerdo.

El nacionalismo aparece como fruto de las primeras revoluciones contra las monarquías absolutas, independencia de los EEUU y revolución francesa. En la primera se perfilan los ideales que luego serían bandera en la segunda y quedaría como lemas en la mayoría de las izquierdas europeas durante el siglo XIX. Curiosamente esas izquierdas participan como motor en la creación de naciones, Italia o Alemania. Sólo con la aparición del marxismo se prescribe esa incompatibilidad: la hermandad de la clase obrera tiene que estar por encima de las fronteras determinadas por el viejo feudalismo o la burguesía. No está muy claro si esto obedece a una convicción real o a la necesidad de justificar la retirada de los rusos de la Primera Guerra Mundial. Supongo que no deja de ser una maldad esta última observación.

Otra maldad es observar que los movimientos más fuertemente nacionalistas en Europa, fascismo y nacionalsocialismo, tienen sus orígenes en disidencias de la izquierda y que en su momento fueron incluso apoyados (caso italiano) por Stalin.

Si observáis los movimientos de liberación anticolonialista de los 50 a los 70, son fuertemente izquierdistas … y nacionalistas. ¿Y qué me contáis de la actual izquierda iberoamericana? ¿No es fuertemente nacionalista en sus planteamientos, e incluso imperialista en algún caso?

Si obviamos el planteamiento marxista, planteamiento exclusivamente teórico y circunstancial, la izquierda y el nacionalismo están vinculados. Este vínculo tiene el mismo origen, una enfermedad del espíritu llamada romanticismo.


Un saludo a todos. Carlos56.

Alejandro dijo...

Por supuesto, Carlos56, tienes razón. Evidentemente yo hablo de MI concepción de lo que es (lo que debería ser la izquierda). Una concepción que coincide en muchas cosas con el Marxismo y que choca frontalmente con las características principales del nacionalismo: Exclusión, ombliguismo, insolidaridad, búsqueda de privilegios,...

Está claro que si no se matiza, el concepto de "ser de izquierdas" es muy difuso, al igual que "ser de derechas". ¿En qué se parece un monárquico católico ultraconservador a un neoliberal. Posiblemente en muy poco

Carlos56 dijo...

“¿En qué se parece un monárquico católico ultraconservador a un neoliberal?”
En que los dos habrían sido fusilados por fascistas en según qué momento histórico.

El problema Alejandro es la simplificación del lenguaje al que hemos llegado, olvidando la riqueza de matices. Admito que si en este pecado hay que hacer una lista yo no andaría muy lejos del título.

Hemos asimilado la doctrina estalinista de que lo que no es marxista no es de izquierdas y lo que no es de izquierdas es fascismo. Si queremos entender cómo es posible que gentes que se sienten de izquierdas (básicamente desean un reparto de las plusvalías más equitativo (¿?) o igualitario) sean al mismo tiempo nacionalistas, forofos nacionalistas incluso, deberíamos romper el prejuicio establecido por los partidos comunistas.

Una de las primeras cuestiones a comprender es que la gente toma opciones partidistas muy frecuentemente por razones emotivas, muy poco racionalizadas. En ese ámbito, en el sentimental, la solidaridad con el que sufre, real o pretendidamente, es una buena razón para reclamar mayor justicia social o la vuelta a la unidad y libertad de una patria que en algunos casos nunca existió. Así es comprensible que alguien muy de izquierdas crea que lo primero es arreglar las injusticias dentro de su casa (entre las que estaría la cuestión del opresor exterior) dejando la solidaridad internacionalista para un mejor momento: cuestión de prioridades.

Un abrazo. Carlos56.


Número de visitas