miércoles, julio 21, 2010

Matrix, fascismo puro

¿Por qué en el único sitio en que ha habido detenidos y heridos ha sido en Barcelona, cuando la celebración por la victoria del Mundial de fútbol, siendo multitudinaria, no ha supuesto los hitos de otras grandes capitales?

¿Puede estar pasando esto en nuestro país?
.
.


Un campamento financiado por la Generalitat catalana prohibió a los niños ver la final del Mundial
.

.

.
Sólo la reacción de la gente, la movilización en las urnas y el castigo democrático a los fascistas puede cambiar la situación. Nadie puede quedarse en casa el día de las elecciones cuando están pasando estas cosas.

Hay que movilizarse para una de las causas más nobles que quepa imaginar: para sacar a los fascistas de las instituciones y mandarlos al paro y al ostracismo.

PD1: ¿Y el silencio de Zapatero? ¿No son las libertades ciudadanas una de sus máximas responsabilidades?

PD2: Está claro que si la Generalitat gestiona de esa manera el orden público, esa competencia le debería ser retirada.
.

8 comentarios:

La Voz de la Conciencia dijo...

Osea, que intenar evitar la quema de árboles, el destrozo de mobiliario urbano, el arrojar objetos a la calzada de la plaza España, etc, es de fascismo puro.
Y lo bueno es que esos videos e informaciones los puedes encontrar en internet.
Vamos discipulo aventajado de Goebbels.

Oroel dijo...

Querida Voz de la Conciencia:

El Mundial se celebró en Madrid, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Valladolid, La Coruña... ¿Altercados?: sólo en Barcelona, parece. Yo no estuve. Es por eso que he puesto diferentes enlaces, con diferentes versiones:

1.- “A todo esto irrumpen a toda velocidad y sin justificación dos furgones de la Guardia Urbana a toda velocidad, rodeando al monumento que estaba vallado, pero sin policía; provocando una avalancha entre la gente, que se aparta y corre, sin entender nada. La gente responde increpando por la irresponsabilidad de los miembros de orden público, pero vuelven a la fiesta. La Guardia Urbana repite su proeza, a riesgo de provocar un desastre. La gente se aparta y se revela e increpa a los que han decidido poner fin a la fiesta a la 1 de la madrugada. Acto seguido aparecen furgones de los Mossos d´Esquadra y empiezan a detener y cargar indiscriminadamente contra la gente. ¿, cuando la celebración siendo multitudinaria, no ha supuesto los hitos de otras grandes capitales?, ¿Cómo es posible que siendo la ciudad donde más práctica tenemos en controlar violentos, pues es en dónde ha habido más celebraciones deportivas en los últimos años, es dónde se provocan más altercados?”

2.- “Una vez finalizado, unas 20.000 personas continuaron celebrando la victoria, de las que algunas comenzaron a ocasionar incidentes y lanzar objetos a la vía pública. Entre otros destrozos, quemaron diversos árboles en la avenida Maria Cristina y ante el Museu Nacional d'Art de Catalunya (Mnac), también incendiaron un camión en la calle Rius i Taulet.Un grupo de personas cortó el túnel que pasa por debajo de la plaza Espanya, y un vehículo intentó atropellar a un grupo de personas haciendo un cambio de sentido”.

Es lo que hay. ¿Por qué en el único sitio que ha habido detenidos y heridos ha sido en Barcelona?

Los mossos, te recuerdo, tienen cierta fama, no sé si merecida o inmerecida, por haber protagonizado abusos y malos tratos contra detenidos esposados e indefensos. Yo lo he visto en la tele.

Por cierto, te recuerdo que Goebbels era nacional-socialista.

La Voz de la Conciencia dijo...

Quizás sea por lo dificil que resulta, a cierta gente, reconocer que Catalunya es una nación.

Y, efectivamente, Goebbels era nacional-socialista- Pero eso noe s extraño, también Franco era un democrata... ... orgánico.

Oroel dijo...

Querida Voz de la Conciencia:

¿Cataluña es una nación? Nuestra norma suprema, la Constitución, no dice eso. Habla de nacionalidades y regiones. Ya advirtió en su momento Gabriel Cisneros que “nacionalidad” era un término deslizante. Y a fe mía que lo habéis hecho deslizar con vuestras inacabables exigencias y gracias a las sucesivas cesiones de los españoles que hemos sido tan ingenuos como leales a quienes no lo han sido nunca, ni ingenuos ni leales. No te quepa duda de que si de mí hubiera dependido las transferencias a Cataluña y al resto de las comunidades autónomas hubieran sido mucho menores, sin que, por supuesto, se hubieran menoscabado ni un ápice ni los derechos ni las libertades ciudadanas.

Lo he dicho muchas veces: frente a esa declaración irresponsable e increíble en todo un presidente de Gobierno de que nación es un concepto discutido y discutible -qué cretino-, yo reivindico y sostengo que la nación -la Nación- es ante todo y sobre todo un concepto solidario. La Nación es un ámbito de solidaridad. Algo que resulta increíble que quien se dice socialista -sin serlo, por supuesto- desconozca. Y que para más escarnio ha sido en un breve periodo de su vida profesor ayudante de Derecho Constitucional. Un periodo poco y mal aprovechado desde el punto de vista doctrinal.

Es por eso que quien proclama que una región es una nación está reivindicando la ruptura de los lazos de solidaridad con la Nación en la que hasta ahora, y a lo largo de toda la Historia, se ha incluido. “No queremos colaborar fiscalmente con vosotros, no en términos de nación”. “No queremos tener leyes comunes con vosotros (aunque sí nos valen los reglamentos y directivas comunitarios)”. “No queremos compartir la Justicia, ni la soberanía, ni la educación…” “No queremos ser solidarios con vosotros, o queremos serlo poquito”. “No pertenecemos a un ámbito común de solidaridad con vosotros”. “No queremos tener vuestros mismos derechos y deberes”.

¿No creerás ser además de izquierdas, verdad? Eso ya sería la “risión”, como decimos en Aragón.

¿Qué define a una nación? ¿La lengua, el pueblo…? ¿Pertenecen al pueblo catalán Aleix Vidal-Quadras, Albert Rivera, José Montilla? ¿Pertenecen al pueblo catalán los ciudadanos de origen chino, magrebí, rumano…? ¿Y si se hubieran afincado en Aragón, pertenecerían al pueblo aragonés? Otro término deslizante el de pueblo. Prefiero el concepto de ciudadanía.

El “estatus quo” es el que es: Cataluña forma parte de España. Siempre lo ha sido. Es legítimo querer cambiar. No creo que sea ni lo más inteligente, ni lo más solidario, ni que responda siquiera a la evolución lógica de la Historia, que debe tender a formulas de creciente integración. Pero es legítimo. Pero alguien debería convencerme de que la modificación del “estatus quo” va a dar lugar a una realidad mejor, con mayor justicia y mayor riqueza. Yo no creo que ese sea el resultado. Y cambiar a peor es de estúpidos.

Acabo: ¿Nación implica Estado? Porque nunca Cataluña ha sido un Estado, sabrás.

La Voz de la Conciencia dijo...

Mira que llegas a aburrir. Eso que defines siempre ha tenido otro nombre. Todo el mundo conoce el concepto de nación. Parece que tu debes ser el único que no lo sabe y, premeditadamente, llamas nación a lo que es, simplemente, estado.
Y recuerda que la Constitución tampoco dice que dos mas dos sean cuatro. Simplemente porque las naciones no se definen en constituciones: lo son o no lo son. E intentar declararlas, o evitar su declaración a trevés de leyes solamente indica que de haberlas, hailas.
Por cierto, el termino nacionalidad solo puede ser deslizante para aquel que se niega a reconocer la realidad. Porque según la primera acepción del dicconario de la RAE, el término es asimilable a nación. Lo siento.

Carlos56 dijo...

Estimado Oroel:

A mi entender, en este caso la” Voz de su Conciencia” tiene razón. Una nación no los es porque lo diga una Constitución, o un Estatuto, o un parlamento nacional, u otro regional, un referendo constitucional u otro estatutario. No, en absoluto.

Una nación lo es previamente a su concreción política. Una constitución sólo pone el marco en el que las leyes han de moverse: Si las leyes sujetan a los ciudadanos, las constituciones sujetan a los políticos. Eso es lo que parece que algunos no quieren entender. No es España o Cataluña lo que está es cuestión, es el marco constitucional, y con el estado de las autonomías y posiblemente el sistema partitocrático tal y como hoy lo conocemos.

Quizás sea por lo dificil que resulta, a cierta gente, reconocer que
España es una nación, con derecho a su integridad territorial. Los ciudadanos españoles tienen derecho al uso del español y al disfrute de sus libertades en todo el territorio nacional. Los españoles tienen derecho a la igualdad ante la ley. Los españoles tienen derecho a que los tributos e impuestos que paguen sean iguales, con independencia de los territorios, y que sean acordados por las Cortes Generales. Los españoles tienen derecho al disfrute de las prestaciones sociales en pie de igualdad en todo el territorio nacional…

Si las normas legales empiezan a entorpecer esos principios tan básicos habrá llegado el momento de pensar en la modificación de dichas normas, replantearse el tipo de administración y el modelo de estado.

El debate para la Voz y sus amos ya no es el ajuste constitucional. Ese marco ha quedado superado para ellos y es la hora del salto. Admitámoslo y saltemos todos juntos; nosotros tenemos un modelo democrático muy cercano: Francia.

Por una reforma constitucional sin complejos.

Un abrazo. Carlos56.

Oroel dijo...

Querida Voz de la Conciencia:

¿Todo el mundo conoce el concepto de nación? ¿Pero no habíamos quedado en que era un concepto discutido y discutible? La nación catalana para ti, y para los que pensáis como tú no es más que el deseo de que la haya, como el alma o la otra vida para los creyentes. Una cuestión de fe.

La Constitución no dice que dos y dos son cuatro, pero aunque dijera que no lo son, seguirían siendo cuatro. Dígalo o no la Constitución. No se puede legislar lo imposible, ni por una ley de alto rango.

Tiene razón Carlos56, la Nación es previa y preexistente a la Constitución. Y tú también tienes razón: “Simplemente porque las naciones no se definen en constituciones: lo son o no lo son”. ¿Y quién decide que lo son o no lo son? La Constitución no define la Nación, que la da ya por definida y supuesta, y por eso se apoya en ella. Preámbulo (como en el Estatut): “La Nación Española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de...”

Artículo 1.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.

¿Puede haber nación sin soberanía? Si Cataluña es nación habrá de tener su soberanía propia. No la ha tenido nunca. Tampoco Madrid. Ni Andalucía. Y la habrá de fundamentar en el pueblo catalán. Reitero mis preguntas sobre el pueblo catalán. ¿Qué es lo que lo define? ¿La lengua? ¿El deseo de una parte de su población? ¿El deseo de ese 37% del censo electoral que votó afirmativamente el Estatut?

Artículo 2.

“La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.

La Constitución no cita, no se basa, no reconoce la existencia de ninguna otra nación que no sea la española.

¿Cuántas naciones hay en España? ¿Es España una nación? ¿Es España lo que queda tras la definición de las naciones que los nacionalistas decidáis? Esto parece el misterio de la Santísima Trinidad: España es una y trina (o más) ¡Qué follón!

Y no, lo que yo he definido, ese ámbito de solidaridad, no es un Estado, es una Nación. La solidaridad basada en ese sentimiento de pertenencia común no se reglamenta. O es precisamente cuando se reglamenta cuando da forma al Estado. Pero la solidaridad es precisamente la base, la sustancia misma de esa Nación previa a su regulación constitucional.

Oroel dijo...

Estimado Carlos56:

Efectivamente, tienes razón. Los nacionalistas desean una reforma constitucional porque ese marco ya ha quedado superado para ellos.

Y a mi juicio la Constitución ha sido, más que interpretada, violada por la reciente sentencia del Tribunal Constitución. Y creo además que Zapatero ha dado sobradas muestras de su deseo de acabar esa faena que los magistrados parece que no hicieron a plena satisfacción de nadie.

Los nacionalistas quieren dar el salto. Y yo también.

Yo también deseo una reforma constitucional, porque ésta ha demostrado demasiadas debilidades, inconcreciones, indefiniciones e incoherencias, de las que los nacionalistas se han aprovechado abundantemente y con deslealtad. Porque, ya lo sabemos, se les ha dejado. Yo quiero una Constitución reforzada, no tan interpretable y hecha a la medida de las mayorías, para que aunque las minorías estén adecuadamente protegidas e incluso tengan garantizada su representación, no puedan imponer nunca su criterio sobre la mayoría.

El modelo francés me place. Observa que reconoce el derecho de autodeterminación en los términos reconocidos por las resoluciones de las Naciones Unidas (para los pueblos coloniales: ¿son Cataluña, Galicia o el País Vasco una colonia?) Reconoce el derecho de autodeterminación... para los territorios de ultramar. Pero date cuenta que la época colonial ya ha pasado. Y los habitantes de esos territorios son ciudadanos franceses con la plenitud de sus derechos, y que por supuesto disfrutan de más riqueza, garantías constitucionales y prerrogativas que los habitantes de las naciones que les rodean. Tal es así que ninguno plantea la autodeterminación, como es lógico en los tiempos que corren, en donde la lógica de las cosas habría de tender, y tenderá, hacia fórmulas de mayor integración.

Apoyo con vehemencia una reforma constitucional, pero mis deseos y aspiraciones valen más que los de los nacionalistas, por la sencilla razón de que son compartidos por mucha más gente. Y quiero que mis deseos y los de la inmensa mayoría de mis conciudadanos se hagan valer.


Número de visitas