martes, diciembre 01, 2009

El tonto esférico (III)

Rodríguez se ha montado estos días pasados un homenaje personal en el Palacio de Congresos del Parque Juan Carlos Primero de Madrid con la excusa de la presentación de una nueva Ley de Economía Sostenible, cuyo lema (el del homenaje) muy bien hubiera podido ser (en palabras de Lorenzo Contreras) “¡viva tu madre, qué grande eres!"

Hay que entenderlo, Rodríguez lo necesitaba. Las
encuestas van peor que mal, y si enfrente tuviera una oposición más consistente hoy estaría más hundido que Gordon Brown.

Pero Rodríguez no se ha dado cuenta de que ha cruzado ese punto maldito que los matemáticos llaman punto de inflexión (la curva de su crédito personal ante la opinión pública ha pasado de un tipo de concavidad a otra; la tangente atraviesa la curva… ¡qué mal suena eso!). Es decir, todo se precipita. Cualquier cosa que haga, incluso la más banal tira de él hacia abajo. Antes todo se le disculpaba; ahora nada se le perdona. ¿Cuándo ocurre eso? Muy fácil de describir: cuando hay una gota, esa precisamente, que acaba desbordando el vaso. O cuando un niño ha gritado: “¡está desnudo!”, y todo el mundo ha reconocido que, efectivamente, Rodríguez, está en pelota picada, que no tiene ni puta idea de por dónde le da el aíre, que no es más que un charlatán de feria que lleva seis años mintiéndonos.

El infeliz, hace falta ser ignorante, piensa que con una Ley puede hacer cambiar un modelo económico, nada menos que en un régimen de libre mercado. Y no sólo eso, sino que pretende trasladar a Europa la reforma del sistema financiero que dice que contempla la Ley durante la Presidencia española de la UE. Cabe imaginar el escepticismo con que el resto de los países, que están aplicando fórmulas de lucha contra la crisis más comprometidas y eficaces que las nuestras, recibirán las lecciones que pueda pretender darles nuestro peculiar maestro Ciruela. Ya se sabe que la ignorancia es muy atrevida.

Sus frases, típica y tópicamente triunfalistas son un insulto para el millón largo de parados creados en el último año: "Siempre hemos sido el partido del cambio, el partido que ha sabido dar las nuevas oportunidades a la sociedad española. Lo hemos sabido hacer, lo hemos hecho y lo volveremos a hacer". Frente al fracaso más estrepitoso y anunciado que se haya vivido en los últimos años de democracia, Rodríguez aparece con la facundia de quien viene a celebrar un éxito. Y el éxito es un Ley hueca, hecha de retales y que no aborda ni una sola reforma estructural.

Las claves para entender la ley de Economía sostenible

Observen la pregunta que formula El Mundo: “¿Se puede diseñar un cambio de modelo por ley? Y la respuesta: “a eso se le llama planificación”. Algo incompatible con un régimen de libre mercado. ¿Está pensando Rodríguez en los planes de desarrollo de Franco o en los planes quinquenales de los países de la órbita soviética?

Un modelo económico no se puede cambiar por ley. Haría falta modificar las leyes educativa, del suelo, de funcionamiento de la Justicia, de la Administración, de los órganos de control de las cajas de ahorros... Reducir el gasto público... Y quizás dentro de quince años empezaran a notarse algunos cambios.

Posible y afortunadamente la Ley no tenga efectos, ni buenos ni malos, porque está vacía de contenido.

Humo

Tamames: la Ley de Economía Sostenible es una "cortina de humo"

Rodríguez se ha equivocado absolutamente en todo. ¿Alguien cree que acertará ahora y que tiene conocimiento y talento para implantar un nuevo modelo económico que nos saque de las crisis, sin profundas reformas estructurales?

.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Oroel,
La frase correcta que buscabas es "Pero Rodríguez no se ha dado cuenta de que ha cruzado ese punto maldito que los matemáticos mínimo (relativo)..."

Puntos de Inflexión y periodismo deportivo.

En cuanto a lo demás, no hay nada que decir. Un panorama político desolador es lo que vemos a diario.

Anónimo dijo...

Desolador en todas las direcciones.
Este presidente está siendo el más valiente de la democracia.
Al pan pan, y al vino vino.

Oroel dijo...

¿El más valiente? ¿No serían más precisos otros términos: temerario, imprudente, irresponsable...? A las pruebas me remito. El resultado de su gestión se mide por fracasos, patinazos y mentiras.

Carlos56 dijo...

Al primer anónimo:

No comparto su criterio. Un objeto propulsado hacia arriba por un motor con una aceleración positiva, contraria a la gravedad, gana velocidad. En el momento en que el motor se para, el objeto sufre una aceleración negativa aunque siga subiendo durante un tiempo,… tarde o temprano empezará a bajar. Su máximo, relativo, será evidente, pero el drama del objeto destinado a estrellarse empezó antes, cuando se apagó el motor… en el punto de inflexión.

Un cordial saludo. Carlos56.

Anónimo dijo...

1er anónimo-
Carlos56, a eso me refería.
Un punto de inflexión aparece en una curva "cuesta arriba" o "cuesta abajo".

La forma que comenta Oroel es cóncava, que es donde nos llevan ahora: vamos cuesta abajo, sin frenos y encima acelerando.

Inepto resume todo lo que mencionas, querido Oroel.


Número de visitas