jueves, junio 04, 2015

Falta de representación política


 
Cada vez estoy más convencido de que nuestro régimen parlamentario adolece de una grave falta de representatividad, posiblemente porque el sistema electoral esté mal configurado, haciendo que haya opciones políticas con gran respaldo social que no están representadas.
La distribución del poder territorial y la configuración del Estado es sin duda uno de los temas políticos más importantes, y ha sido fuente de problemas y de las mayores tensiones durante todos los años vividos en democracia. Y sigue siéndolo. La reciente pitada el himno en la final de la Copa del Rey es un reflejo de estas tensiones.
 
El proceso que hemos vivido desde que se reinstauró la democracia ha sido progresiva e imparablemente descentralizador, vaciando al Estado de competencias, alcanzando en cuarenta años los mayores niveles de descentralización de toda Europa, y ello, además, de una forma asimétrica y extraña. Hoy España tiene una organización del Estado ciertamente pintoresca, siendo una federación de quince comunidades de régimen fiscal común, confederadas a su vez con otras dos con un régimen fiscal especial. Un experimento que está resultando fallido, con toda evidencia. Y todo ese proceso unidireccional ha ignorado los deseos, opiniones e ideario de una parte importantísima de la sociedad mientras que ha satisfecho (y todavía no del todo) a una parte significativamente menor.
 
Porque la sociedad española se divide ante esta cuestión en tres partes: quienes desean un Estado autonómico con el actual nivel de descentralización; quienes abogan por reducir las competencias de las comunidades autónomas o incluso desearían su desaparición; y quienes, por el contrario, quieren una mayor descentralización, que en su límite extremo llegaría incluso a la independencia de las comunidades autónomas. Pues bien, los dos primeros sectores suponen aproximadamente un tercio de la sociedad cada uno, mientras que el tercero sólo representa a la cuarta parte, como muestra el último barómetro del CIS. El resto se divide entre quienes no saben, no contestan… Pero es más, quienes desean la independencia de las comunidades autónomas no llegan al 10 por ciento, mientras quienes quieren su total desaparición pasan del 20 por ciento.
 
La pregunta es: ¿cuántos diputados nacionales del Congreso han defendido hasta ahora y defienden ahora una disminución competencial para las autonomías, tal y como desea un tercio de la población española? En las legislaturas anteriores (en las de los últimos quince o veinte años, digo), ninguno. Y sólo en ésta, los cinco de UPyD y poco. Es decir, apenas un 1,5 por ciento de los diputados representan la voluntad y los deseos de un tercio de la población española.
Si eso no es un déficit de representación, una grave disfunción de nuestro sistema democrático, yo ya no sé cómo calificarlo.

Número de visitas